En el nombre del Estadio: Conoce el origen de los coliseos chilenos

En Ferplei revivimos esta investigación sobre el por qué de los nombres de los estadios en el país.

Hoy en Ferplei queremos seguir desempolvando esas notas que en los albores de nuestro sitio fueron un verdadero aporte. En esta ocasión el reportaje corresponde al periodista Patricio Smith y habla del origen de los nombres de alguno de los estadios más importantes del terruño nacional.

Un recorrido de norte a sur para interiorizarnos más de los coliseos deportivos donde vamos a vibrar y a pasar las penas con los equipos de nuestros amores.


Estadio: Carlos Dittborn (Arica, XV Región).

Aforo: 12.500 espectadores.
Club que ejerce localía: San Marcos de Arica.
Dittborn fue uno de los principales responsables de que el Mundial de 1962 se realizara en Chile. Ex presidente de Universidad Católica (1953-1954) y la Conmebol (1955-1957), falleció a sólo días de la inauguración de la Copa del Mundo producto de un paro cardíaco.

Estadio: Tierra de Campeones (Iquique, l Región).

Aforo: 11.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Municipal Iquique.
Tierra de Campeones, nombre en honor a todos quienes provienen de la capital de Tarapacá y que han alcanzado gran connotación en el ámbito del deporte como: Estanislao Loayza y Arturo Godoy en boxeo, y Raúl Choque quien se convirtió en campeón mundial de caza y pesca submarina en 1971.

Estadio: El Cobre (El Salvador, lll Región).

Aforo: 19.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Cobresal.
Este estadio carga con el mote de ser “el estadio más grande del mundo”, ya que debió ampliar sus asientos a 20.000, por la participación de Cobresal en Copa Libertadores de América, con lo que superó en casi tres veces en capacidad, a toda la población que vive en el campamento de El Salvador.

Estadio: Luis Valenzuela Hermosilla (Copiapó, lll Región).

Aforo: 15.000
Club que ejerce localía: Deportes Copiapó.
El recinto copiapino lleva el nombre de Luis Valenzuela Hermosilla en honor al dirigente que presidió la Federación de Fútbol de Chile entre los años 1937 y 1951.

Estadio: Francisco Sánchez Rumoroso (Coquimbo, IV Región).

Aforo: 18.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Coquimbo Unido.
El flamante Bicentenario coquimbano lleva el nombre de Francisco Sánchez Rumoroso desde 1970, en honor a un comerciante español que llegó a Valparaíso y que posteriormente se trasladó hasta el puerto pirata. Allí se consolidó como empresario. Siempre cercano al deporte, y con la cooperación de un grupo de familias, fundó a fines de los ’50 el club Coquimbo Unido.

Estadio: Municipal Lucio Fariña Fernández (Quillota, V Región).

Aforo: 7.000 espectadores.
Club que ejerce localía: San Luis.
Fariña es un eximio profesor y periodista de la región de Valparaíso. Además de ser conocido por toda la comunidad quillotana, tiene el mérito de ser el creador y conductor del programa “Tribuna deportiva”, el espacio más antiguo de la radiotelefonía nacional. El recinto lleva el nombre del comunicador desde el 29 de octubre de 2002, cuando el municipio decidió que ésa era la mejor forma de premiar su trayectoria siempre ligada al deporte.

Estadio: Municipal Nicolás Chahuán Nazar (La Calera, V Región).

Aforo: 14.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Unión La Calera.
El recinto lleva el nombre de Nicolás Chahuán Nazar en honor al vicepresidente de la primera directiva del club calerano, fundado el 26 de enero de 1954, tras la fusión de cinco clubes de la zona. Chahuán falleció en 1988 producto de un infarto.

Estadio: Sausalito (Viña del Mar, V Región)

Aforo: 18.000 espectadores.
Club que ejerce localia: Everton.
Este estadio fue inaugurado en 1929 como “Estadio El Tranque”. En 1962 cambia su nombre a Sausalito, debido a la laguna vecina a este hermoso recinto.

Estadio: Roberto Bravo Santibáñez (Melipilla, R.M.).

Aforo: 7.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Deportes Melipilla.
Bravo fue alcalde de Melipilla por dos períodos consecutivos. Militante del Partido Conservador, también fue electo diputado por la zona para el mandato 1949-1953. Ocupó, entre otros cargos, la presidencia del Club Social de Melipilla. Falleció en diciembre de 1950, por lo que tuvo que ser reemplazado en la Cámara Baja.

Estadio: San Carlos de Apoquindo (Las Condes, R.M.).

Aforo: 18.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Universidad Católica.
El complejo San Carlos de Apoquindo debe su nombre a Monseñor Carlos Casanueva, rector de la Universidad Católica en el momento de la fundación del Club Deportivo de la UC.

Estadio: Nacional Julio Martínez Pradanos (Ñuñoa, R.M.).

Aforo: 55.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Universidad de Chile y Selección Chilena.
Inaugurado en 1938 y refaccionado para el Mundial de 1962, siempre se ha llamado Estadio Nacional. Tras la muerte del comunicador Julio Martínez, y en forma de homenaje a su impronta, se decidió que el recinto lleve su nombre, pero agregándoselo al ya existente.

Estadio: Monumental David Arellano (Macul, R.M.).

Aforo: 48.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Colo Colo.
Pese a que el estadio desde un comienzo se ha llamado Monumental, es su cancha la que recibe el nombre de David Arellano. Jugador de Magallanes, la Selección Chilena, fundador y primer capitán de Colo Colo, murió en Valladolid cuando andaba de gira con los albos.

Estadio: El Teniente (Rancagua, Vl Región).

Aforo: 16.000 espectadores.
Club que ejerce localía: O’Higgins.
Cosntruido en 1945 con el nombre de “Estadio Braden Copper”, por la empresa norteamericana que explotaba el mineral. A fines de los sesenta, cuando el Estado chileno adquiere la mayor parte de dicha empresa, pasa a llamarse “El Teniente”. Este nombre se debe a que en el siglo XIX este mineral era propiedad de Juan de Dios Correa de Saa y Martínez, quien fuera teniente del Ejército del General Bernardo O’Higgins.

Estadio: Nelson Oyarzún (Chillán, Vlll Región).

Aforo: 12.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Ñublense.
El Bicentenario de Chillán pasó a llamarse Nelson Oyarzún en honor al, quizá, mejor técnico que ha dirigido a los chillanejos. Apodado el “Consomé”, porque antes de enfrentar a los equipos rivales pedía que sus dirigidos tomaran dicho brebaje, falleció el 10 de septiembre de 1978 producto de un cáncer; sin embargo, antes de perecer y desde el hospital, dio la última charla a sus jugadores, quienes esa tarde vencieron 2-1 a Colo Colo.

Estadio: El Morro Ramón Unzaga Asla (Talcahuano, VIII Región).

Aforo: 7.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Naval.
El estadio “chorero” recibió el nombre de Ramón Unzaga, un vasco nacido en 1894 que se nacionalizó chileno y que disputó con la “Roja” dos Campeonatos Sudamericanos. Es a él a quien se la atribuye la realización de la tradicional y siempre compleja “chilena”. Murió en 1942.

Estadio: Federico Schwager (Coronel, Vlll Región).

Aforo: 6.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Lota Schwager.
El estadio de Coronel recibe el nombre de Federico Schwager en honor al desarrollo que la familia -alemana-inglesa- logró alcanzar en la industria del carbón, siendo Federico ll el principal responsable.

Estadio: Germán Becker (Temuco, IX Región).

Aforo: 18.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Deportes Temuco.
El recinto lleva el nombre del alcalde de la capital de la Araucanía que asumió en 1963, Germán Becker Baechler, quien inauguró el estadio en 1964. El reducto tiene la particularidad de haber sido construido por los reclusos de la cárcel temucana

Estadio: Municipal Rubén Marcos Peralta (Osorno, X Región).

Aforo: 11.000 espectadores.
Club que ejerce localía: Provincial Osorno.
Inaugurado en 1940 como Parque Schott, sólo adquirió el nombre de Rubén Marcos en noviembre de 2006, como homenaje al fallecido mediocampista osornino. Peralta defendió a la selección chilena en Inglaterra ’66, y a Palestino y Universidad de Chile, formando parte del “Ballet Azul”.

Tras repasar en tres partes la historia de los estadios chilenos es notoria la ausencia de estadios con nombres de futbolistas, con excepciones como: el de Naval, el de Provincial Osorno y la cancha de Colo Colo. El resto corresponde a técnicos, políticos, empresarios y comunicadores.

Extraño si se considera que los verdaderos protagonistas están dentro de la cancha.

powered byDisqus