La columna de Peralta: ¿Vuelve el Coto del '94?

Falta mucho y ese equipo del '94 era bastante superior a éste, pero aún así, actuaciones como la de anoche entusiasman a los hinchas de la Unión y del fútbol en general.

El partido de anoche entre Bolívar y Unión Española fue uno de esos encuentros en que –más allá del nivel del juego y los jugadores- a uno lo entusiasman, siendo o no uno hincha hispano. Es que por la forma en que evolucionó el duelo en La Paz, se pudo experimentar la gama completa de emociones posibles en un partido: desde la desazón inicial, pasando por la esperanza tras el empate y finalmente la alegría y satisfacción cuando fue un hecho que los "rojos" se quedaban con el partido.

Esto, además de disfrutar del golazo del empate. Y así, sin más ni menos, Unión Española ya es líder de su grupo.

A juzgar por lo que han hecho los pupilos de José Luis Sierra hasta ahora, da la impresión que muchas veces el equipo chileno que llega a la Copa Libertadores con menos bombos y platillos tiene una ventaja sobre el resto, porque carece de esa presión por hacer un buen papel o cumplir promesas de técnicos y dirigentes.

Y es el caso de Unión Española este año, porque toda la atención de la han llevado Universidad Católica y Universidad de Chile. Sobre todo estos últimos, con el antecedente de la Copa Sudamericana que ganaron el año pasado. Así las cosas, los hispanos llegaron a este torneo tranquilitos, entregados a su suerte y con la certeza de que lo que sea que avancen, será ganancia para ellos.

Con todo esto, resulta inevitable recordar a esa Unión Española de 1994 que quedó eliminada en cuartos de final de la Copa y que tenía entre sus filas a gente como Rabajda, Perdomo, Carreño y el propio "Coto" Sierra.

Es cierto, falta mucho y ese equipo del '94 era bastante superior a éste, pero aún así, actuaciones como la de anoche entusiasman a los hinchas (de la Unión y del fútbol en general) con seguir viendo a un cuadro que más allá de los errores que cometa, siempre va al frente y –en una de esas- puede seguir dando sorpresas.

Además, tienen un factor en común ambos planteles: el Coto Sierra. Antes como conductor y ahora como entrenador. En una de esas, por ahí pasa todo.

powered byDisqus