Álvaro Salazar, el nuevo arquero albo: “Cuando Labruna me dijo anda a calentar, pasó mi vida en un segundo”

“De chico me gustó el Rambo (Ramírez)… el pelo, la rodillera. Después me gustó Claudio Bravo", manifestó el joven portero oriundo de Linares.

Este sábado ante Audax Italiano y ante las complicaciones de Ignacio González y Renny Vega para asumir como titulares en el arco de Colo Colo, un nuevo nombre se asomó en el pórtico del elenco “popular”, se trata de Álvaro Salazar, joven de 19 años y oriundo de Linares y que vivió su jornada de ensueño.

“Cuando Labruna me mira y me dice: ‘Anda a calentar’, pasó mi vida en un segundo. Está ahí, está cerca. Y tengo que estar preparado. Estoy con la confianza a tope. Me siento capaz, es lo que he trabajado desde los 13 años”, comentó el joven golero del “Cacique” en entrevista con el sitio oficial del club.

Salazar además contó que antes del encuentro ante Antofagasta recibió un mensaje de texto de su ídolo, Claudio Bravo.

“Sí. Llegué al hotel en Copiapó, antes del partido con Antofagasta, y tenía un mensaje de Claudio Bravo. Me decía que esté tranquilo, que si se me da la oportunidad que la disfrute al máximo, que confíe en mis capacidades y que disfrute, que estaría debutando en el equipo más grande de Chile, que es una experiencia que nunca se me va a olvidar en mi vida”.

Sobre el capitán de la selección chilena, Salazar comentó que, “Es todo lo que uno busca. Triunfar en Colo-Colo, jugar en la selección y en Europa. Me gusta, es todo lo que quiero, es todo lo que busco”.

Eso sí, el joven arquero oriundo de Linares comentó que, “De chico me gustó el Rambo (Ramírez)… el pelo, la rodillera. Después me gustó Claudio Bravo. Hoy, compartir entrenamientos con Bravo (en Pinto Durán, Salazar con la Sub 20 y Bravo en la Roja adulta) y que el Rambo sea mi técnico es lo máximo”.

"Estoy super tranquilo. Para mí, soy un afortunado en la posición en que estoy. Son muy pocas las personas que pueden vivir de lo que uno ama. Yo me siento afortunado y quiero disfrutarlo. Es mi sueño estar en un estadio lleno, ganar por Colo-Colo. Vivirlo de pelotero ya era una sensación extraordinaria. Ahora estar tan cerca de la cancha, solo tengo que disfrutarlo y pasarlo bien. Que sean los 90 minutos más lindos de mi vida que jamás los voy a olvidar. Tenga hijos, nietos, les voy a contar siempre", fueron las conclusiones que dejó una jornada memorable.

powered byDisqus