La columna alba: Infartante

Es impresentable que se caiga en el relajo en estas instancias, donde los mismos jugadores se sometieron a un régimen de concentración absoluto mientras duren los juegos finales.

Se pronosticaba un partido fácil en el partido de vuelta contra Audax Italiano, principalmente porque los dos goles a favor convertidos en la ida obligaban al conjunto itálico a convertir tres goles para avanzar a semifinales. Así se pudo apreciar en las tribunas, donde extrañamente en el primer partido de play-off fue el que tuvo menos gente en las tribunas, menos que cualquier partido de la fase regular. Esto se explica porque todos creían que sería un partido para cumplir, un trámite que había que cumplir y que había que reservarse para semifinales. Y contra todo pronóstico, las emociones abundaron y estuvimos a un paso de quedar eliminados.

Este partido nos deja muchas conclusiones, a pesar de que nunca me ha convencido del todo el juego mostrado por este equipo , el objetivo primordial era entregarle una identidad , de la cual estábamos carentes hace bastante tiempo. Hoy en día este equipo tiene una identidad, todos podríamos cantar de memoria el equipo titular y sabemos a qué juega este Colo-Colo, nos puede gustar o no, pero sabemos que este es un equipo que espera el momento justo para matar, tiene paciencia para esperar el momento oportuno y tienen el sacrificio para aguantar resultados estrechos sin importar si el rival del frente es grande, de provincia, está peleando el descenso o es la sensación del torneo. Esa es la forma y todos los partidos se han enfrentado de esta forma.

Así como el equipo titular es indiscutido, si falta una pieza el funcionamiento decae considerablemente. Así fue como ante la ausencia de Ormeño, tuvo que ingresar en labores defensivas José Pedro Fuenzalida, quien dentro de sus virtudes no destacan precisamente las destructivas. En el medio no estuvo Fernando de la Fuente y a pesar que su sustituto, Rafael Caroca, le pone empeño, garra y corazón, no es suficiente para suplir la ausencia de nuestro motorcito. El único puesto que tiene dos jugadores en un nivel similar es en el de volante ofensivo por izquierda, donde Mathyas Vidangossy y Mauro Olivi se pelean palmo a palmo la posición, ambos con altos y bajos le entregan al equipo el grado de sorpresa necesario para justificar su inclusión, esta vez le toco al Pampa desequilibrar, la siguiente vez le puede tocar a Matyas.

Punto aparte es la actitud mostrada en este partido, principalmente en el segundo tiempo, donde Audax Italiano mostrando un amor propio y convicción en lo que querían envidiable, nos metió en un arco, sin importar que en frente estuviera Colo-Colo, con su gente, con la necesidad de convertir cuatro goles y con el tiempo en contra, salió con todo y estuvo a 10 minutos de la hazaña. En la vereda contraria, un equipo relajado, confiado, soberbio y apagado. Así como el estilo de juego mostrado a lo largo del semestre ha sido de trabajar mucho los partidos, con mucha humildad y sacrificio, es impresentable que se caiga en el relajo en estas instancias, donde los mismos jugadores se sometieron a un régimen de concentración absoluto mientras duren los juegos finales, no es posible que dentro de la cancha se desconcentren de esa manera.

Yendo a lo más pasional, hace tiempo que no gritaba tanto un gol como el de Mauro Olivi, creo que el último fue el de Esteban Paredes en la final contra Católica en Santa Laura. Se veía todo perdido y apareció el Pampa para meter esa pelota en un rincón imposible, desatando la locura en cada uno de quienes estábamos “a dos manos” viendo el partido.

Ahora se viene Unión Española, un equipo extraordinario pero intermitente, con un DT de lujo que no alumbra tanto su estilo por la prensa ni es copia de nadie. Por lo que las desconcentraciones no están permitidas, cualquier error puede costarnos la llave. Creo que al igual que en todo el semestre será un partido donde esperaremos al rival en área propia y saldremos al contragolpe, por lo que el sufrimiento del segundo tiempo contra el Audax, probablemente se extienda a esta llave, donde todos dicen, saldrá el campeón. Creer en eso sería volver a caer en la irresponsabilidad que cayeron muchos al decir que el Audax estaba muerto.

Finalmente, felicitar a las albitas que no conformes con haber igualado el tetracampeonato del primer equipo, ahora consiguieron la Copa Libertadores de América versión femenina. Con esto, al igual que en la versión masculina, es el primer y único equipo chileno en conseguir estos logros. En la versión masculina uno de estos logros estuvo a punto de ser igualado…¡casi!.

powered byDisqus