La columna azul: Que se vayan todos

A sufrir camaradas, si hay que sufrir hagámoslo a concho, somos hijos del sufrimiento y el sacrificio, de acá venimos, esto es lo que somos.

Después de lograr títulos, después de romper infinidad récords, después de ganar clásicos por goleada, después de tantas alegrías que para algunos jugadores significaron un esfuerzo mental y físico casi ininterrumpido por alrededor de 2 años lo único que deseo es que se vayan todos. Que se vayan todos con sus familias a disfrutar por primera vez en mucho tiempo de unas reales vacaciones, porque como ya lo dije muchas veces, el torneo chileno premia con descanso a quienes no triunfan, y a quienes consiguen ganar cosas los castiga con 1 o 2 semanas de vacaciones.

Mi pena y frustración en este momento es inmensa, hacía ya bastante tiempo que no me sentía así y eso es indicador del proceso extremadamente exitoso del que fui testigo, sin embargo, sería imposible condenar en algo a este cuerpo técnico o jugadores porque yo vi con mis propios ojos que cada vez que fuimos derrotados nuestro jugadores nunca dejaron de luchar.

Los únicos responsables de cada caída fueron nuestros dirigentes, porque desarmaron todo, y aun así pretendían ganarlo todo apelando a que Sampaoli hiciera milagros como lo hizo cuando le desmantelaron el equipo a fines del 2011 y después a mitad del 2012, creyendo que seguramente el DT iba a lograr “crear” cada semestre un nuevo Eduardo Vargas, un nuevo Marcelo Díaz o un nuevo Ángelo Henríquez.

Lo de hoy duele en demasía, la derrota fue clara, contundente, y a pesar de todo esto no si se me hubiese sentido orgulloso o feliz de avanzar a semifinales, esto porque por varios minutos vi que mi amado equipo clasificaba, pero no me sentía feliz porque cuando hablamos de arbitrajes no soy doble-estándar y vi como a Unión Española le anularon un gol legítimo y no le cobraron 2 penales y sinceramente de esa forma haber avanzado, al menos para mí, no era motivo ni de felicidad ni de orgullo.

Me sentí feliz y orgulloso cuando le ganamos la final a O’Higgins, pero fue distinto, porque el penal que nos cobran y que nos permite ir a los penales, tengo más que claro que no existió, sin embargo, se hizo justicia porque antes Enzo Gutiérrez cometió mano penal que no fue sancionada, hubo errores que perjudicaron y favorecieron a ambos por tanto considero que esa copa la ganamos bien.

Hoy Johnny Herrera tapó 3 pelotas que eran imposibles, esto sumado a los 4 goles que Unión nos marca, los 2 penales no cobrados a su favor y el gol mal anulado a Currimilla, no me queda más que reconocer la superioridad del rival, creo que no soy menos hincha si felicito a la gente de Unión Española por ganarnos bien.

Respecto al tema “Emilio Hernández” no gastaré ni tiempo ni letras en alguien que no aportó nada en su regreso al club más que con expulsiones estúpidas. Su “lloriqueo” diciendo que está dolido ahora, después de haber hablado puras estupideces a la prensa ni siquiera merecen comentario.

Llámenme imbécil o ingenuo pero yo hasta que no vea a Sampaoli dándole la mano a Jadue después de haber firmado su contrato seguiré con la esperanza de que “el profe” no nos deje.

Para terminar no puedo arengar ni nada, la verdad estoy muy dolido por nuestra eliminación, sé que debemos levantar cabeza, aun peleamos Copa Chile y, aunque parezca una copa menor la obtención de dicho título podría significar que la U sería el único equipo que el 2013 dispute Copa Libertadores y Copa Sudamericana cosa no menor.

A sufrir camaradas, si hay que sufrir hagámoslo a concho, somos hijos del sufrimiento y el sacrificio, de acá venimos, esto es lo que somos, somos los que después de sufrir en ocasiones incluso por décadas jamás dejamos a nuestro equipo de lado y hoy no será la excepción.

Quizá tengamos que empezar todo de nuevo y si hay que hacerlo lo haremos, espero con ansias ver a nuestra U querida jugar de nuevo, porque es lo único que irá sanando de a poco la herida que siento en este momento.

No me queda más que decir: GRACIAS JUGADORES, GRACIAS SAMPAOLI, GRACIAS BECACCESE, GRACIAS DESSIO Y CIA. GRACIAS POR TODAS LAS ALEGRÍAS, Y PASE LO QUE PASE, EN LAS MALAS, ACÁ ESTAMOS, ESA ES LA DIFERENCIA, ESO ES LO QUE EL RESTO JAMÁS ENTENDERÁ. GRANDE UNIVERSIDAD DE CHILE MIERDA.

powered byDisqus