La columna cruzada: Llave aprobada con un 4

Nos movemos por constantes arenas movedizas que debilitan el accionar de jugadores y cuerpo técnico de cara al que, para muchos, es el partido más importante de sus vidas.

Claramente la llave no se desarrolló como todos lo esperábamos. Se suponía que Santiago Morning no era un rival para preocuparnos, pero quedó demostrado que hoy día no existe competidor que no haga tambalear a la UC.

En una llave doble por Copa Chile, extraordinariamente con ambos partidos jugados en San Carlos, Católica obtuvo la clasificación a la siguiente ronda de la copa que ostenta sin antes haberlo pasado mal y haber mostrado todos los baches futbolísticos que ha acarreado durante todo el semestre.

Fue una clasificación al fin y al cabo, pero que nos deja preocupados de cara al partido del jueves contra Sao Paulo por que se vieron muy pocas variantes y una suerte de confianza del equipo. Personalmente noté que el equipo estaba jugando por obligación y desganados. Puede ser que la copa no motive todo lo que uno quisiera, pero me pareció bastante preocupante este ítem ya que hoy por hoy no nos podemos dar el lujo de bajar las revoluciones en ningún partido en el que juguemos.

El primer partido de la llave fue inicialmente controlado y simple, con buenos momentos gracias a los espacios que dejaba el Morning. Lamentablemente, y como ya es costumbre, el segundo tiempo fuimos dejándolo en manos del rival poco a poco hasta que nos metieron un gol que obligó a que termináramos el partido pidiendo la hora.

El segundo partido de la llave no fue muy diferente al anterior y fue aquí donde vi que el juego no motivaba a los que estaban en cancha, lo que desembocó en un letargo y displicencia por parte de los jugadores. Un rival con más de 10 jugadores despedidos y que actúa en Primera B no puede ni debe ponernos entre la espada y la pared como se vio en San Carlos.

Lamentablemente esto siembra incertidumbre y dudas de cara a los del jueves. Podían haberse usados estos dos partidos para ver variantes y algunas jugadas para ejecutar ante los brasileros.

Los equipos constan de momentos a lo largo de los torneos y el actual de la UC no es sólido. Nos movemos por constantes arenas movedizas que debilitan el accionar de jugadores y cuerpo técnico de cara al que, para muchos, es el partido más importante de sus vidas.

De ahora en adelante, hasta que corra la bola en tres días más, tenemos que estar todos unidos y apoyando como lo hemos hecho todo el semestre. Es un rival duro, y una barrera difícil de sortear, pero tenemos que tener fe en que los jugadores van a dejar todo en la cancha ese día. Un estadio lleno los recibirá y no dejará de alentar por 90 minutos.

powered byDisqus