La columna cruzada: Paciente crítico

La constante irregularidad y bajos rendimientos de algunos jugadores nos terminaron pasando la cuenta.

Un mazazo en la cabeza fue lo que pasó ayer en San Carlos de Apoquindo. Veníamos de clasificar a la semifinal de la Copa Sudamericana y nos jugábamos el paso a playoffs dependiendo de nosotros mismos. Solo bastaba ganar y accedíamos automáticamente a la liguilla final. ¿Qué pasó? En otro partido para la historia, no fuimos capaces de sacar el resultado de locales y, a la espera de otros encuentros, quedamos eliminados del campeonato local y enmarcamos el peor rendimiento del equipo desde el 2004.

La consigna de que seguíamos vivos en los tres frentes, a pesar de la irregularísima campaña, terminó ayer. La constante irregularidad y bajos rendimientos de algunos jugadores nos terminaron pasando la cuenta, eliminándonos del torneo y acentuando aun más lo que se ha visto durante todo el semestre. No somos capaces de mantener una idea futbolística, y los buenos pasajes que logramos tener, pareciera que son solos chispazos y algunos breves minutos de lucidez.

Más claro que ayer imposible. Con la motivación extra de habernos metido a la semi final de la copa no fuimos capaces de hacer la tarea encomendada. Con todo a favor, localía, estadio casi lleno y el retorno de jugadores importantes, no pudimos. No pudimos por que el futbol que se vio frente a la Universidad de Concepción no tuvo ninguna variación a lo que se ha visto en el año. Carente de ideas, errático, con pocas variantes y como casi todo el semestre, regalando un tiempo completo.

Siendo realista, y lo más objetivo posible, con un campeonato jugado así, meterse a playoffs era un regalo. Con 23 puntos, y 3 regalados por la Unión, solo logramos estar 2 más arriba que Unión San Felipe que hizo un desastre de campaña. Ahí tienen un punto comparativo. Dejamos ir 13 puntos regalados como local, donde se supone nadie nos puede ganar, más cuesta arriba se pone el tema.

Las crisis que ha vivido el equipo desde la Llegada de Lasarte son varias. Identifico tres que han sido claves en el desarrollo del semestre:

1.- Derrota contra Magallanes en el Estadio Nacional por Copa Chile

2.- Goleada de la Unión Española

3.- Eliminación de playoffs a manos de la U. de Concepción.

Es difícil mantenerse con serenidad y armonía durante un periodo de tiempo cuando las crisis han sido repetitivas y logran calar hondo en el cuerpo técnico y jugadores. Independiente del estilo que quiera imponer el entrenador de turno, el “rancho” tiene que estar unido y alineado con lo que se pide. El punto 1 y 2 mencionados más arriba no son dignos de un equipo grande como la UC y temo pensar que aun no se han dado cuenta de lo que significa este equipo. Por inexperiencia, falta de conocimiento de como es el medio local, o peor aún, si se dieron cuenta, no lo han querido asumir.

Lo que podría denominarse como un “electrocardiograma cruzado” es una realidad. Un dia arriba, otro abajo, muy abajo. Psicológicamente es un desgaste enorme para todos. Desde dirigencia hasta hinchada, y eso es exclusivamente culpa de que las cosas se hicieron mal y con poca planificación o visión a futuro. Las contrataciones no han sido lo que se esperaba y el juego del equipo tampoco.

Ahora solo nos queda la Copa Chile y la Sudamericana, como salvavidas del momento actual, pero que en ningún caso van a borrar en lo que convirtieron este equipo durante el semestre. Uno que juega a la contra, uno al que le quitaron la pelota como pocas veces se había visto antes, uno que intenta jugar a la defensiva pero no resulta, uno que casi no sabe que hacer en la cancha.

Muchas columnas en este medio se escribieron alabando un partido en particular o la actuación de un jugador en un determinado momento. Eso fue esporádico y en ningún caso refleja el andar a lo largo de los meses. El resumen del campeonato es lo descrito más arriba y por ahora se acabó.

Nos vemos en los campeonatos restantes y es de esperar que podamos levantar alguno, para retornar, en algún grado, la alegría a los hinchas que han sido incondicionales a lo largo de este sensible periodo.

 

 

 

powered byDisqus