Enrique Osses dejó el ímpetu en Sao Paulo y no se refirió a la polémica final de la Sudamericana

El juez chileno no quiso hablar sobre el tormentoso partido de un solo tiempo, que terminó cerrándose a favor de Sao Paulo por decisión referil.

En la cancha hace sonar el pito, pero fuera de ella no quiso decir ni pio. El árbitro chileno Enrique Osses, que dirigió la polémica final de la Copa Sudamericana entre Sao Paulo y Tigre, regresó a Santiago sin hacer declaraciones sobre lo ocurrido en el Estadio Morumbí.

El juez decidió dar por terminado el encuentro entre los finalistas de la competencia del subcontinente, dando como ganador a los paulistas. Ésto debido a que los argentinos se negaron a salir a jugar la segunda etapa acusando agresiones y amenazas con arma de fuego en el camarín.

Los jugadores de Tigre aseguraron que Osses estaba al tanto de lo sucedido en los vestuarios y que aún así decidió concluir el encuentro y no suspenderlo, como debió ocurrir.

El polémico juez llegó al Aeropuerto Arturo Merino Benítez y fue esquivo con la prensa.

powered byDisqus