Toda la trastienda del bochorno de la Sudamericana: Néstor Gorosito y las amenazas con pistola

El presidente de Sao Paulo en tanto, ironizó con lo sucedido en el Morumbí: "Vamos a celebrar dos veces: la huída de los argentinos fue nuestra mejor victoria".

Una verdadera película de terror es la que dicen en Tigre que vivieron anoche en el Estadio Morumbí tras la bochornosa pérdida de la Copa Sudamericana a manos de Sao Paulo, luego de que tras ir perdiendo 2-0 en el primer tiempo, el técnico Néstor Gorosito decidiera retirar del campo a sus jugadores tras una trifulca que habría incluido serias amenazas de la fuerza policial brasileña.

"La seguridad paulista amenazó a mis jugadores con armas de fuego y algunos resultaron heridos. No salimos a jugar la segunda etapa. Mis jugadores pelearon con la gente de seguridad paulista durante 15 minutos. Luego llegó la policía y los incidentes siguieron. A Damián Albil, le pegaron y le pusieron un arma en el pecho. Es una vergüenza lo que pasó", comentó un nervioso y enfurecido ex jugador de la UC y técnico de los trasandinos.

"Le pegaron al Martín Galmarini, a Matías Escobar, a Lucas Orban le dieron un "palazo" en la espalda. Fue una locura", agregó Gorosito, quien además señaló que, "fue una emboscada. Nos estaban esperando. Rubén Botta quedó con el ojo cerrado, Gastón Díaz estaba lastimado. Incluso una persona del Sao Paulo, que el día anterior estaba con el tema de la seguridad, se sumó a pegar".

Martín Galmarini en tanto aseguró que, "Nos pegaron con palos. Sacaron armas de fuego. Me tuvieron que coser, esto es desde el arranque. Era una locura todo".

Por su parte, el portero Damián Albil comentó que, "peleamos durante 15 minutos con la seguridad paulista. Después llegó la policía y siguieron pegándonos. Me pusieron un arma en el pecho. Teníamos mucho miedo".

En el cuadro argentino no se quieren quedar de brazos cruzados y el presidente de Tigre, Sergio Massa, pidió las penas del infierno para los responsables.

“No nos gusta ganar o perder un partido en los escritorios pero la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) va a tener que hacer una fuerte protesta. Sao Paulo será muy grande, pero como anfitrión es desastroso. Los responsables tienen que estar presos”.

En el lado brasileño la cosa se tomó por otro lado, y justificaron la huída de los argentinos a la paliza que les estaba dando Sao Paulo, tal como manifestó el presidente de los tricolores, Juvenal Juvencio.

"Los de Tigre ya estaban con la lengua afuera, con 67 mil personas en el estadio. En el segundo tiempo sería una goleada, hubiese sido feo. Vamos a celebrar dos veces: la huída de los argentinos fue nuestra mejor victoria".

El técnico Ney Franco en tanto manifestó que, "El show de los jugadores argentinos fue muy grande y acabó siendo positivo para el fútbol brasileño. Creo que ellos en la primera etapa fueron muy violentos. Lucas recibió un golpe de Lucas Orban en la nariz y el árbitro Enrique Osses no sancionó nada".

 

powered byDisqus