Manuel Pellegrini volvió a recordar el día que Iván Zamorano lo retiró del fútbol

En una charla con Jorge Valdano, el DT del Málaga además señaló que también debe estar preparado para su retiro como entrenador, que se puede venir pronto.

Lo ha contado en otras oportunidades, y esta vez en una charla junto a Jorge Valdano, el técnico chileno Manuel Pellegrini volvió a rescatar la anécdota donde relata que se tuvo que retirar del fútbol en 1986 luego de que un joven Iván Zamorano le ganara un cabezazo en un duelo de Copa Chile entre la U y Cobreandino.

“Fue él a medias. Llega un momento en que uno siente que la cosa no da para más. Hay que meditarlo bien. Jugué 14 años en el club más grande de Chile, y hubo un momento en que el club estaba en declive económico. Tenía una carrera universitaria y me dije que, con 35 años, ya no jugaba más. De las pocas virtudes que tenía de jugador estaba un salto muy grande. Si un jugador más bajo me superaba tanto era que ya tenía que retirarme. Unos meses después descubrí quién era Zamorano... A los dos o tres meses estaba arrepentido. Nunca uno está preparado para asumir tal decisión. El jugador no tiene el más mínimo problema. Se ríe en el vestuario. Desgraciadamente, el entrenador no puede decir lo mismo”, relató en el seminario y que recoge el Diario “El Sur”.

Sobre el mismo tema del retiro, el “Ingeniero” además agregó que, “Siempre les digo a los jugadores que prolonguen su carrera dentro de lo posible. Habría sido más feliz con dos o tres años más de carrera. El futbolista no es consciente de que su carrera está declinando. No pretendí siquiera intentar jugar después de retirarme”.

Por último, el DT del Málaga señaló que también debe estar preparado para su retiro como entrenador, que se puede venir pronto.

“Existe el ocaso de un entrenador, y, desgraciadamente, en mi caso está cercano. Uno va sintiendo un desgaste en la relación con las generaciones. Ya hay casi 40 años de diferencia, y eso son muchos años. La capacidad de llegar a ellos va descendiendo. Es inevitable, y en esta profesión, con tanta presión, si no hay un proyecto que motive, el ocaso está más cercano. Hay que ser masoquista. Puede pasar de un día para otro de ser bestial a ser una bestia”.

powered byDisqus