Tesis entrega nombre clave en pérdida de terrenos de la Universidad de Chile en Parque Araucano

Los hinchas de Universidad de Chile siguen soñando con su estadio propio, sin embargo, este sueño pudo acabarse hace rato. La tesis del periodista Cristopher Antúnez, llamada "Una verdad necesaria" cuenta la historia de cómo la "U" fue perdiendo las chances de tener un recinto propio.

Los hinchas de Universidad de Chile siguen soñando con su estadio propio, sin embargo, este sueño pudo acabarse hace rato. La tesis del periodista Cristopher Antúnez, llamada "Una verdad necesaria" cuenta la historia de cómo la "U" fue perdiendo las chances de tener un recinto propio, tanto por el recordado "estadio mecano" y por los terrenos en lo que hoy es el Parque Araucano.

Sobre lo segundo, la publicación menciona que "el Club Deportivo Universidad de Chile y el gobierno de la Unidad Popular, cerraron un acuerdo para permutar tierras. La Cormu (Corporación de Mejoramiento Urbano) entregaría un paño ubicado en lo que hoy es el Parque Araucano, en ese tiempo 'Ex Fundo San Luis', sus deslindes: Alonso de Córdoba por el oeste, Cerro Colorado por el norte, Manquehue norte por el este y Presidente Riesco por el sur. A cambio, Universidad de Chile entregaría unas hectáreas que tenía en la comuna de La Granja, correspondiente al ex aeródromo existente en ese lugar (hoy Museo Mirador MIM)".

El club tenía dinero para construir tras la venta de varios jugadores, entre ellos Alberto Quintano, y la idea era comenzar con las obras en septiembre de 1973. Ese mes vino el Golpe de Estado, la universidad fue intervenida y por ende fue intervenido el club deportivo.

Ya en 1976, cuando la rama de fútbol del club estaba presidida por Rolando Molina, hubo un segundo proyecto de estadio sobre los terrenos del Parque Araucano, al mismo tiempo que se lidiaba con un decreto gubernamental que prohibía a cualquier trabajador de la Universidad de Chile ganar más que un decano. Por ello nació la idea de Molina de separar al la rama de fútbol de la universidad.

Fue así como en 1978 nace la Corfuch, y dejando algunas dudas, ya que Molina se llevó sólo la propiedad de Campos de Deportes 565 y otra ubicada en Macul. Es decir, en ese año la "U" como club perdió toda relación con los terrenos del Parque Araucano, así como también con las piscinas de Independencia y de Los Leones, y el refugio en Farellones. Luego se supo que el club deportivo vendió a la casa de estudios todos esos terrenos en 1983.

¿Y qué pasó luego con los terrenos? Lo cuenta Antúnez. "La casa de estudios permutó todo con la Municipalidad de Las Condes, quedándose la universidad con un terreno frente a calle Las Hualtatas, Avenida Presidente Kennedy y calle Pedro Canisio, que corresponde a la porción B del plano de subdivisión respectiva, comuna de Las Condes. El contrato de permuta se realizó los días 16 y 18 de octubre de 1984, otorgados en la Notaría de María Gloria Acharán Toledo. La propiedad se avaluó en 55.089,90 Unidades de Fomento (UF). El título se inscribió con fecha 23 de octubre del mismo año con el número 37.756. Es decir, el Parque Araucano dejó de ser propiedad de Universidad de Chile (casa de estudios) el 18 de octubre de 1984".

Y lo que le quedó a la universidad se lo vendió años después a la Corfo (órgano estatal) en $948.275.000. Vale mencionar que luego la Corfo vendió esa propiedad a “I.M. Trust & CO. Holdings S.A.” en unos 300 millones más.

Por último, un nombre que pocos conocen y que fue clave en dejar a la "U" sin terrenos donde construir su estadio: Roberto Soto Mackenney. Fue rector de la casa de estudios designado por la dictadura y decidió permutar las tierras del Parque Araucano. Hoy es presidente de la junta directiva de la Universidad Bernardo O’Higgins.

powered byDisqus