El mundialista chileno compartió junto con el grupo de hinchas organizados en la peña Goazen Erreala. El arquero fue elegido como le mejor de la temporada 2011-2012


Ya son casi 7 años los que lleva el portero chileno Claudio Bravo en la Real Sociedad. El seleccionado chileno es capitán y figura de su escuadra, por lo que un grupo de hinchas organizados en la peña Goazen Erreala le entregó ayer el premio al mejor jugador de la temporada pasada (2011-2012). 

El acto se celebró en el Bar Etxalde, sede de la peña, situado en el barrio donostiarra de Amara. El guardameta chileno y Antoine Griezmann, compañero francés que lo acompañó al evento, atendieron amablemente a los aficionados realistas, que no pararon de darles ánimos, felices de compartir con sus ídolos. 

En representación del club txuri-urdin también fueron la consejera Nekane Soria y Karmele Zubillaga.