La columna de Ñublense: Su nombre es Javier

Si Grbec continúa en este camino se transformará en una de las sorpresas del Torneo. Para ello, es fundamental, también, que el equipo suba su rendimiento de local para escalar ubicaciones y quedar en el grupo de avanzada.

Si, Ñublense sigue sin poder lidiar con la localía. Si, nuevamente enredó puntos que pudo haber ganado. Si, desde el triunfo ante Puerto Montt (septiembre del año pasado) no conoce de victorias en el Nelson Oyarzún. Suma y sigue pero, a pesar de que hablaremos sobre esos temas en esta columna, no será lo principal.

 Les quiero hablar de un jugador en particular. Su nombre es Javier, y no le tenía fe. Era diciembre del año pasado y Hernán Rosenblum -Gerente de los Diablos Rojos- fue invitado a "Locos por el Fútbol", un programa online que me tocó conducir en su primera y segunda temporada. A medida que avanzaba la conversación, comenzamos a enumerar los posibles refuerzos que sonaban para Ñublense. Uno a uno se los enumeré y él evitó confirmar o desechar nombres. Ahí me interpeló y me preguntó: "¿Le gusta el plantel que armó?". Yo le respondí: "Si, aunque Javier Grbec no me gusta mucho, 5 goles en una temporada y tres de penal". No dijo más.

 Javier Antonio Grbec tiene 26 años y nació en Hurlingham, Provincia de Buenos Aires. Dio sus primeros pasos en Liniers y jugó en Eslovenia. Tras su paso por Deportivo Morón, Brown de Adrogué y Quilmes, recaló en San Felipe de la mano de Raúl y Sebastián Delgado, empresarios del fútbol y propietarios del equipo de la quinta región. Llegó a Ñublense bajo la crítica de la hinchada y la poca fe de los medios. No comenzó de titular pero -al día de hoy-es uno de los delanteros que puntea la tabla de goleadores del Torneo de Transición.

¿Qué tiene Javier? Grbec posee una capacidad de ubicación admirable. Está donde el 9 debe estar. Acompaña la jugada hasta entrar al arco, se engancha cuando debe hacerlo y es explosivo. A eso le suma su buen "timing". Quizás por eso Rosenblum me dijo en camarines, tras el mencionado capítulo del programa: "a Grbec lo mataste y te puedes equivocar". Dicho y hecho.

No la tuvo fácil. Debió surgir desde la banca y aprovechar las oportunidades. Cuando Gómez parecía estar con la pólvora quemada fue proveedor del escaso gol ñublensino. Anotó contra Everton en el empate, luchó contra la defensa de Antofagasta en el peor partido de la temporada hasta este momento y, cuando se ganó la titularidad, otorgó el gol del triunfo ante Palestino y abrió la senda de la victoria ante Arica.

Este viernes, Ñublense tenía todo para demostrar su nivel. Se enfrentaba a un equipo vertical, explosivo y de buen toque: O´Higgins. Y cuando la noche parecía caer con el temprano gol de los de Rancagüa y la expulsión de Lima -a la que Ñublense apelará, por cierto- apareció nuevamente el trasandino para, con un hombre menos, demostrar que es pieza fundamental en el poderío ofensivo que puede tener el equipo.

Grbec es similar a Gabriel "Checho" Rodriguez, ex delantero ñublensino con paso por Audax Italiano. No es hábil teniendo el balón en los píes, de hecho con la pelota puede parecer tieso y torpe, pero esa no es su función. Encara y se atreve a patear de donde sea, lo que simplifica muchas veces el exceso de elaboración que parece tener Ñublense con su talentoso mediocampo. Otro punto a su favor es que uno puede constatar que sus compañeros confían en él. Le entregan pelotas difíciles, se atreven a realizar paredes y explotan las bandas sabiendo que ahí, en el centro del área, hay un hombre capaz en embocarla.

Javier tapa bocas y saca aplausos. A pesar de que Ñublense dejó ir dos puntos, no realizó un mal partido. A veces abusó del pragmatismo y se replegó ante la superioridad numérica de O´Higgins. En esas circunstancias, el delantero en cuestión se vio solo y desfavorecido. Pero cuando los números se equipararon apareció como si nada hubiese pasado, para ser -una vez más- punta de flecha en el ataque chillanejo.

Si Grbec continúa en este camino se transformará en una de las sorpresas del Torneo. Para ello, es fundamental, también, que el equipo suba su rendimiento de local para escalar ubicaciones y quedar en el grupo de avanzada. Así la vitrina será más visible para todo el plantel y la institución, que ha demostrado haber realizado buenas contrataciones para armar un equipo competitivo.

Javier y compañía serán puestos a prueba este viernes ante un duro rival: la Unión Española en Santa Laura. El equipo del Coto Sierra tiene buen toque y se conoce de memoria. Por lo mismo será fundamental aprovechar las oportunidades de gol que se puedan propiciar. Si el jugador con la casaquilla 27 es uno de los que anota y llama su atención, recuerde que su nombre es Javier, Javier Grbec.

powered byDisqus