No hay nada mejor que las jornadas dominicales como decía el gran Julio Martínez. Y que mejor además que acompañar la tarde de fútbol, asados, amigos y cerveza, que la bella Marzia para deslumbrarte con su belleza.


No hay nada mejor que las jornadas dominicales como decía el gran Julio Martínez. Y que mejor además que acompañar la tarde de fútbol, asados, amigos y cerveza, que la bella Marzia para deslumbrarte con su belleza.