Esta tarde se supo que el sitio catalán Mundo Deportivo está haciendo una encuesta para buscarle un nuevo apodo a Alexis Sánchez. Algunos tienen sentido y otros directamente parecen burlas.


Esta tarde se supo que el sitio catalán Mundo Deportivo está haciendo una encuesta para buscarle un nuevo apodo a Alexis Sánchez. Algunos tienen sentido y otros directamente parecen burlas.

Ello nos hizo recordar 100 apodos de futbolistas chilenos, y en muchos casos pasa lo mismo: algunos son esperables y otros no tienen sentido. Unos son burlescos y otros pasan desapercibidos. Vamos con el listado…

Adolfo Nef – Gringo: por su apellido y físico
Alejandro Hisis – Chino: por su cara
Alex Von Schwedler – Alemán: por el apellido
Alfredo Núñez – Torpedo: por la potencia de sus tiros libres
Andrés Romero – Moto: por su estado físico, cómo corría
Arturo Norambuena – Ingeniero: por la carrera que estudió, Ingeniería Forestal
Atilio Marchioni – Guagua rusa: por su físico
Carlos Campos – Tanque: por su corpulencia
Carlos Caszely – El Rey del metro cuadrado: por su destreza en el campo de juego para sacarse rivales
Carlos Contreras – Pluto: por su parecido al perro de Disney

Carlos Villanueva – Piña: por su cabeza
Claudio Maldonado – Chester: por su parecido al personaje
Cristián Castañeda – Scooby: por su parecido al personaje
Cristián Muñoz – La Nona: por su cara de vieja
Cristián Uribe – Fido: por su parecido al personaje Fido Dido
Daniel González – Chuqui: por su parecido al personaje de película
Daniel López – Negro: por su color de piel
Daud Gazale – Turco: por su apellido
Eduardo Arancibia – Pollito: por lo pequeño
Eduardo Bonvallet – Car’e loco: se entiende

Eduardo Pinto – Dunga: por su parecido al volante brasileño (cuando tenía el pelo largo)
Eduardo Simián – Pulpo: metáfora a todo lo que tapaba en el arco
Fabián Orellana – Poeta: por su parecido al personaje del programa Morandé con Compañía
Fernando Astengo – León: por su melena
Fernando Solís – Míster Bean: por su parecido al personaje
Francisco Huaiquipán – Toqui de La Legua: vivía en ese lugar y jugaba en Colo Colo
Francisco Prieto – Arenito: por su parecido al sujeto del programa Yingo
Francisco Rojas – Murci: por su parecido a un murciélago
Francisco Ugarte – Condorito: por su parecido al personaje
Francisco Valdés – Chamaco: por su baja estatura

Franz Arancibia – Otto: por su primer nombre, relacionado a los alemanes
Gabriel Mendoza – Coca: por su parecido a la actriz Coca Guazzini
Gary Medel – Pitbull: porque es un “perro” en la cancha
Horacio Rivas – Carepato: por su cara
Humberto Suazo – Chupete: porque su mamá lo encontraba parecido a “Chupete” Hormazábal
Ismael Fuentes – Chupalla: nacido en Talca, zona donde es usual ver ese gorro
Iván Vásquez – Pupi: por su parecido (físico) a Javier Zanetti
Iván Zamorano – Bam Bam: por el personaje de Los Picapiedra
Ivo Basay – Hueso: por lo flaco
Jean Beausejour – Palmatoria: por su parecido al personaje de Barrabases

Joel Estay – Caruchita: por su parecido a Adrián “Carucha” Fernández
Jorge Aravena – Mortero: por su potente disparo
Jorge Guzmán – Maravilla: por lo que brillaba como jugador desde juveniles
Jorge Muñoz – Pindinga
Jorge Valdivia – Mago: por su técnica
José Pedro Fuenzalida – Chapa: por su parecido (físico) a Guillermo Barros Schelotto
Juan Carlos Madrid – Gato: por su cara
Juan Pablo Ubeda – Spiderman: por cómo celebraba los goles
Juan Quiroga – Vieja: por su cara
Juan Salinas – Banana: por su cara

Juan Silva – Chamaco: por lo pequeño
Leonardo Canales – Batman: por su destreza bajo los tres palos
Leonardo Monje – Pulga: por lo pequeño
Leonel Herrera (hijo) – Jurel: porque tiene cara de pescado
Luis Chavarría – Chiqui: por la canción del Monteaguilino
Luis Eyzaguirre – Fifo: por ser nominado por la FIFA a un duelo entre jugadores de todo el mundo
Luis Jiménez – Mago: por su técnica
Manuel Iturra – Colocho: por su parecido (físico) a Fabricio Coloccini
Marcelo Alvarez – Papelucho: por su parecido al personaje literario
Marcelo Jara – Ñato: por su nariz

Marcelo Ramírez – Rambo: porque jugaba con cintillo
Marcelo Salas – Matador: relacionado al torero por su capacidad para “matar”, en este caso, al arquero rival.
Marcelo Vega – Guatón: por el personaje de Barrabases. También Tobi: por el personaje de La pequeña Lulú
Marco Antonio Figueroa – Fantasma: porque cuando llegó a México nadie lo conocía, según la prensa
Marco Millape – Torito: por osornino, donde al equipo le dicen los “toros”
Marco Olea – Caballero del Gol: porque celebraba con corbata
Mario Lepe – Lenguado: por su cara
Mario Osbén – Gato: por su destreza bajo los tres palos
Mario Salinas – Maestrito: heredó el apodo de su padre
Mark González – Speedy: por su rapidez al igual que el dibujo animado

Mauricio Arias – Laucha: por su cara
Mauricio Donoso – Papelucho: por su parecido al personaje literario
Mauricio Gómez – Hormona: porque siendo juvenil era más grande que sus compañeros
Miguel Aceval – Cabeza de Tele: está claro
Miguel Hernández – Jalea: por su movilidad
Miguel Ramírez – Cheíto: por su parecido a un personaje de teleserie venezolana
Nelson Pinto – Playstation: porque se robó unos juegos en un tribunal
Nelson Tapia – Cabeza de Muela: por sus cortes de pelo
Nicolás Peric – Loco: por su forma de jugar
Oscar Fabbiani – Popeye: por su cara

Osvaldo Castro – Pata Bendita: por cómo le pegaba a la pelota
Osvaldo Hurtado – Arica: por la ciudad en donde nació. Casos semejantes al “Arica”: “Limache” González, “Papudo” Vargas, “Ligua” Puebla, “Carampangue” Zambrano.
Pedro González – Heidi: porque su nombre era el mismo que el del amigo del dibujo animado
Rafael Olarra – Flaco: por su físico
Ramón Tapia – Colorado: por su pelo
Raúl Ormeño – Bocón: por su boca
Renato Ramos – Tiburón: por cómo celebraba los goles
Ricardo Parada – Pescadito: por cómo festejaba los goles
Ricardo Viveros – Denver: por su parecido al dibujo animado
Roberto Rojas – Tomatín: por su cara

Roberto Rojas – Cóndor: por cómo volaba bajo los tres palos
Rodrigo Barrera – Chamuca: por una canción mal cantada de la peruana Chabuca Granda
Rodrigo Goldberg – Polaco: por su segundo apellido Mierzejewski.
Rodrigo Meléndez – Kalule: por la canción de Pachuco, “El Africano”.
Rodrigo Ruiz – Pony: por lo pequeño
Ronald Fuentes – Chilenita: por una desastrosa jugada ante Argentina
Rubén Marcos – Siete Pulmones: por su buen estado físico
Sebastián González – Chamagol: un mezcla entre el apodo del tío Chamaco y su capacidad goleador
Sergio Livingstone – Sapo: por su destreza para saltar y tapar pelotas complicadas
Sergio Vargas – Superman: por su capacidad para llegar a pelotas complicadas