Deportes
Deportes

La historia de Darío Benedetto, el delantero argentino que perdió a su madre cuando jugaba a los 12 años

El atacante de Boca Juniors, Darío Benedetto, ha sido criticado en las últimas semanas, tras fallar tres penaltis consecutivos.

Benedetto falló por tercera ocasión consecutiva un cobro de penal con Boca

En las últimas semanas, Darío Benedetto ha sido criticado por su desempeño con Boca Juniors, tras fallar tres penaltis de manera consecutiva. El más doloroso fue el que erró en la Copa Libertadores, pues con ello su equipo quedó eliminado.

Sin embargo, algunos fans le han dado espaldarazo al delantero, pues saben que en otros momentos de su carrera ha sido un jugador determinante.

Darío está viviendo su segunda etapa en el conjunto xeneize, tras su aventura por el Viejo Continente, en donde fue parte del Olympique de Marsella, así como del Elche de La Liga.

Su estancia en Europa tuvo su mejor momento cuando estuvo en Francia, en donde disputó 71 encuentros.

Además, “El Pipa” es recordado por ser parte de dos clubes mexicanos, ya que vistió la casaca de los Xolos de Tijuana, así como del América.

Estuvo cerca de dejar el fútbol

Llegar a la cima del balompié profesional no fue sencillo para Benedetto. De hecho, a los 12 años dejó el fútbol.

Y es que, cuando el atacante estaba disputando los Juegos Nacionales Evita, en la localidad de Berazategui, su madre estaba presenciando el partido en las gradas.

Sin embargo, Alicia Oviedo comenzó a sentirse mal, pues le estaba dando un paro cardiorrespiratorio.

De inmediato, fue trasladada al hospital, pero la atención médica fue en vano y perdió la vida.

Este momento fue traumático para Benedetto. Incluso, llegó a odiar el fútbol, por lo que cuatro años se alejó de las canchas.

Pero cuando tenía 16, “El Pipa” tomó la decisión de regresar, puesto que recordó que a su madre le hubiera encantado verlo en la cancha.

Desde ese momento, Darío dedicó todos sus logros a su mamá, pensando que cada partido lo mira desde el cielo.

“Mi mamá siempre fue un pilar, está arriba guiándome y no me molesta contarlo. Mi abuela Dora fue la que se puso la camiseta en ese momento tan difícil de la familia. Nos cocinaba, yo trabajaba medio día con mi papá. Caminaba 30 cuadras hasta la estación de tren y me iba a entrenar. Mi abuela nos lavaba cuando mi padre no podía. Estoy agradecido de haber tenido una segunda mamá así. Y mi papá dio todo, nunca me faltó nada”, detalló Benedetto en una entrevista.

Tags

Lo Último


Te recomendamos