Deportes
Deportes

Inapropiado festejo de padre y entrenador con tenista causó indignación en US Open

La celebración de la checa Sara Bejlek con su papá y su técnico fue duramente criticada en redes sociales y medios.

Celebración de Sara Bejlek con su padre y técnico causó polémica.

El pasado viernes, la tenista checa de 16 años Sara Bejlek, quien ocupa el lugar 194 en el ránking de la WTA, superó a la británica Heather Watson (3-6, 6-4 y 7-5) y de esta manera se metió al cuadro principal del US Open, en lo que ha sido su debut en torneos Grand Slam.

Más allá de lo deportivo, hubo un hecho que empañó este triunfo y que generó mucha polémica. Tras lo ocurrido en este duelo y luego de un saludo cordial con su rival y el juez de silla, Bejlek se dirigió hacia uno de los costados de la cancha para festejar con su padre Jaroslav Bejlek y su entrenador Jakub Kahoun.

Vea acá: Comienza la revancha de Nairo: será el líder de Colombia en Mundial de Ciclismo

En el video que se hizo viral en las redes sociales, se vio a Jaroslav abrazar a su hija de manera cariñosa por su clasificación. Posteriormente, el hombre comenzó a darle palmadas en sus glúteos y por último, la situación terminó con un beso que pareciera ser en la boca de la joven.

La escena no terminó allí, ya que Kahoun, su adiestrador, también la abrazó y le dio una serie de palmadas en el mismo lugar, hecho que causó indignación entre muchos internautas, quienes instaron a comenzar una investigación sobre lo ocurrido.

Vea también: Sancionan a integrante de una comisión arbitral por acoso sexual a árbitras

La tenista habló sobre este festejo luego de su eliminación

El pasado lunes, Bejlek se enfrentó con la rusa Ludmila Samsónova y cayó en dos sets (6-3 y 6-1), por lo que así cerró su participación en el US Open. Tras su derrota, la checa declaró al portal checo ‘iSport’ que “fue una gran experiencia” participar en dicho torneo y que “no pudo hacer mucho ante su rival”.

Al ser preguntada por el festejo con su padre, la joven aseguró que no se va a repetir y que de haberse dado en su país, no habría causado ningún tipo de revuelo.

Por supuesto que vi el video. Fue una reacción espontánea de todo el equipo. Ciertamente, puede parecer inconveniente e incómodo para algunos, pero ya lo hemos discutido con el equipo. No volverá a suceder.

Papá es mi papá y siempre lo será. Y conozco a mi entrenador desde que tenía ocho años. Si algo similar sucediera en la República Checa, nadie se ocuparía de ello, pero como estamos en Estados Unidos, todo el mundo lo comenta. Pero como digo, hablamos y no volverá a suceder

—  Sara Bejlek
Tags

Lo Último


Te recomendamos