Noticias

Estaba posando para una selfie y murió tras caer desde 30 metros de altura

Zoe Snoeks, de 33 años y amante de los viajes y la naturaleza, falleció cuando se sacaba una fotografía en un acantilado.

Zoe Snoeks, de 33 años, salió junto a su esposo, Joeri Janssen, el domingo a la zona de Herou, una pared rocosa de 1.400 metros de altura que se eleva casi verticalmente sobre el río Ourthe, en Bélgica.

La pareja, casada desde 2012, era amante de la vida natural, los viajes y las fotografías.

El matrimonio, que vivía en Limburgo, viajó con sus dos perros Joy e Ivy a este atractivo lugar, pero un fatal accidente convirtió este viaje en un drama.

Según narró el esposo, “nos levantamos muy temprano para tomar fotos del Herou. Casi siempre hay niebla allí. Es genial para las fotos. Llegamos antes de las 9 de la mañana”.

Joeri agregó que llevaron al borde del acantilado para sacar algunas fotografías, cuando su esposa “me dijo que cuidara a los perros. Me volví hacia los animales y les dije que esperaran. Cuando me volví hacia Zoe, ella ya no estaba allí. Simplemente había desaparecido. Debe haber sucedido en menos de cinco segundos. No vi ni escuché nada. Sin crujidos, sin gritos. Miré hacia arriba y solo vi polvo”.

La búsqueda

Según recogió el diario The Mirror, el esposo detalló que tras percatarse que su esposa había caído “la llamé, aunque sabía que era inútil. El abismo tenía varias decenas de metros de profundidad. Inmediatamente llamé a los servicios de emergencia, pero casi no tenía red. No me entendieron, aunque hablo un poco de francés”.

Entonces, el esposo se dirigió al hotel Le Belvedere, que se encontraba cerca, para pedir ayuda.

Zeo cayó por el acantilado más de 30 metros mientras trataba de sacar una selfie. De inmediato, se activó un plan de rescate en que llevaron policías, bomberos y equipos especializados, incluso, un helicóptero ambulancia.

Pero no se encontró de inmediato el cuerpo de la mujer. “El equipo de rescate no pudo encontrar a Zoe de inmediato, dijeron en francés. Luego me dijeron que, lamentablemente, Zoe estaba muerta, también en francés, pero lo entendí de inmediato”, aseguró Joeri.

Su última foto

Su esposo aseguró que la fotografía de parajes naturales se había convertido en l gran “pasión” de Zoe. Ahí narró que “desbloqueé su teléfono y vi que había tomado una foto en el borde del acantilado. Su última selfie”.

Joeri detalló cómo era sea última imagen que captó su esposa antes de caer, en un accidente de que le costaría la vida.

“Zoe está mirando al frente. También puedes ver la niebla y el río donde finalmente encontraron su cuerpo. Los servicios de emergencia dijeron que Zoe cayó al menos 30 metros. Vi este lugar con mis propios ojos. Incluso creo que era más, como 50 metros”, afirmó.

Tags

Lo Último


Te recomendamos