Noticias

NASA: ¿Cómo son los trajes espaciales más modernos de los astronautas?

La misma agencia espacial define a sus trajes como una nave espacial en forma de humano para que los astronautas puedan realizar tareas autónomas

La exploración de cada rincón del universo ha registrado avance en cada uno de los componentes que integran esta amplísima familia de inventos. Desde el más pequeño, como un tornillo integrado a un rover hasta el más grande, como el cohete Falcon Heavy con el que la NASA y SpaceX apuntan a viajar con humanos a Marte, en un futuro no tan lejano.

La agencia espacial norteamericana desarrolla cientos de proyectos a la par que funcionan como investigaciones presentes y que también marcan la agenda de testeos para futuras misiones. En este contexto están los trajes espaciales que utilizan los astronautas.

Aunque estos dispositivos se utilizan desde la década de los sesenta, ya vienen siendo de los aparatos más innovadores que tiene la NASA. Es entendible pues su objetivo no es otro que proteger al astronauta, al ser humano, a la persona que está viajando para encontrar un avance significativo para la existencia.

A través de las décadas los trajes espaciales de los astronautas han sufrido modificaciones enfocadas en tres características.

En primer lugar, en buscar la mayor protección del astronauta. En segundo lugar, en sumar funcionalidades para que el humano que lo porte tenga más opciones ante las inevitables eventualidades que se presentan en la órbita de la Tierra. Y en tercer lugar, la comodidad de la persona que lo use.

Trajes espaciales de la NASA

Los trajes espaciales, tal y cómo los define la misma agencia espacial norteamericana, son una nave espacial en forma de humanos. Es un dispositivo plenamente equipado para brindar asistencia al astronauta que se enfrenta a condiciones tan extremas que no se pueden comparar con las locaciones que tenemos dentro de nuestro planeta.

Nosotros los entusiastas del espacio lo conocemos con el nombre de “Trajes Espaciales” o “Trajes de Astronautas”. Sin embargo, para la NASA estos se llaman Unidad de Movilidad Extravehicular (EMU por sus siglas en inglés).

El sitio de la agencia detalla que le añaden el término Extravehicular debido a que se puede utilizar bien sea en la parte de afuera de la nave, es decir en el espacio o en la parte de adentro de un vehículo o Estación Espacial Internacional (ISS).

Condiciones a las que se enfrenta un astronauta

Un astronauta en el espacio se enfrenta a dos situaciones propias de la rotación de la Tierra, al igual que un humano en la superficie: el día, en el que se somete a la luz del Sol y la noche, en la que puede contemplar la Luna.

La gran diferencia es que no cuenta con la protección que ofrece la maltratada atmósfera. Entonces, un traje que intente emular las condiciones propias para sobrevivir es más que necesario.

Durante la noche, en los paseos espaciales, un astronauta puede enfrentar temperaturas cercanas a los menos 250ºC. Mientras que en el día ocurre lo mismo, pero hacia el otro polo, osea calores más intensos que los 250ºC.

Además, el material con el que están fabricados tiene la capacidad de proteger ante las pequeñas partículas que habitan la órbita de la Tierra, que dependiendo de la locación pueden viajar más rápido que una bala.

La radiación es también un fenómeno que los trajes espaciales buscan proteger, aunque se pueden ofrecer mejoras en este aspecto. Se trabaja incluso en modificar el material de la corteza externa de las naves espaciales para ofrecer mejores escudos ante las radiaciones en las futuras misiones lejanas tripuladas.

Los trajes de Artemis: los más novedosos

La misión Artemis con la que la NASA pretende regresar a la Luna, disfrutará de los trajes espaciales más novedosos los xEMU. Reseña CNN en Español que uno de sus principales componentes son los sistemas de refrigeración.

Este mecanismo tiene integrados unos conductos por los que pasa agua regulando la temperatura del cuerpo. Los trajes, viejos y nuevos, cuentan con un reservorio de agua que también sirve para hacer que se elimine el dióxido de carbono que expulsa la persona en la respiración.

Estos trajes tienen también mayor flexibilidad para que el astronauta tenga dos opciones de movilidad: una dentro del traje y la otra es en la que se mueve junto a la vestimenta. “Cuando los astronautas del Apolo caminaban por la Luna, no podían agacharse y coger una piedra”, dijo Mike Fincke, astronauta de la NASA, según CNN.

En la actualidad esto es un tema resuelto al que le añadieron flexibilidad incluso a los guantes, una de las piezas más difíciles de hacer, para que el astronauta pueda sujetarse de objetos o tomar muestras específicas en cualquier superficie.

La particularidad que diferenciará a los trajes de Artemis con el resto, es que serán mucho más ligeros para facilitar la movilidad del astronauta en la Luna. Y al mismo tiempo serán más robustos para proteger mejor al humano dentro del traje, debido a que estas serán misiones que requerirán de mayor tiempo de uso de los xEMU.

Tags

Lo Último


Te recomendamos