Noticias

“Sígueme sin juzgarme”: Sandrinha Mineirinha, esposa del influencer que se involucró con un indigente, y sus publicaciones tras la polémica

Hace seis días reapareció con nuevas publicaciones

La pareja de incluencers brasileña; Sandrinha Mineirinha y Eduardo Alves, vivieron un amargo momento que ya transcendió fronteras. Tras la viralización del video, ambos cerraron sus cuentas de Instagram. Días después, la influencer y modelo apareció nuevamente en esa vitrina y en sus últimos estados ha pedido que no la juzguen.

Sandrinha, que se involucró con un indigente y fue sorprendida por Alves, está a punto de llegar a los 9.000 seguidores en la referida red social. Hace seis días reapareció con nuevas publicaciones y son solo fotos de ella. En dos le ve con su esposo y hasta con el habitante de la calle.

En la plataforma también colgó un audio en el que ella cuenta su versión de cómo habrían sucedido las cosas. Posa en la playa, y hasta en el gimnasio en las últimas horas. No se podría confirmar o desmentir si son recientes ya que Alves aseguró la semana pasada que ella estaba en el hospital.

Pero, en unas historias compartidas al momento de esta publicación muestra el resumen digital de su actividad física y un mensaje en el que aclara que esa es su única cuenta oficial y que están utilizando su nombre para crear cuentas fake.

“Sígueme sin juzgarme, por favor”

—  Sandrinha Mineirinha en Instagram

¿Borrón y cuenta nueva?

Todavía no se ha oficializado si la pareja superó con éxito esta situación. Pero todo apunta a que seguirán su camino como esposos o al menos si aún no ha ocurrido, ella quiere arreglar todo.

Hace tres días Sandrinha publicó una fotografía e la que aparece con Eduardo, con la descripción “Amor incondicional”.

El video de la polémica

La modelo fue descubierta por su esposo mientras le era infiel con un habitante de calle. La situación se salió tanto de control que el indigente recibió una golpiza que lo mandó al hospital.

Según el relato, la mujer estaba con su suegra y su hija cuando el sujeto le pidió que le diera un abrazo y un beso. Además aseguró que vio el “rostro de Dios” en el indigente, por lo que accedió a cumplir sus peticiones.

Luego de la petición del beso y el abrazo, el indigente le solicitó verse más tarde a solas, propuesta a la que la mujer también accedió por lo que dejó a su suegra y a su hija en la casa.

“Ni corta ni perezosa”, Sandrinha acudió a la cita tratando de cumplir con ese “propósito de Dios”. Desde su hogar, Eduardo estaba preocupando por la tardanza por lo que decidió salir a buscarla.

Alves llegó a la Escuela Parroquial en el Distrito Federal y vio el carro de su esposa parqueado y caminó hasta el vehículo. Al llegar, se encontró con la escena de su mujer intimidando con el habitante de calle.

En un principio pensó que el sujeto estaba abusando de su esposa y le propinó una golpiza, pero la mujer paró la agresión y le expresó a su esposo que la relación estaba siendo consentida.

Debido a las lesiones, el indigente tuvo que ser trasladado a un hospital para ser atendido, mientras que Alves fue llevado a la comisaría y tras rendir su versión fue liberado. Ahora debe responder por el delito de lesiones personales

Tags

Lo Último


Te recomendamos