Noticias

Hallan restos de buque de armada británica hundido en 1682

LONDRES (AP) — Exploradores e historiadores han dado a conocer el hallazgo de los restos de un buque de la armada real británica que se hundió en 1682 cuando transportaba al que sería el futuro rey Jacobo Estuardo.

La embarcación HMS Gloucester encalló cuando navegaba entre bancos de arena frente a la ciudad de Great Yarmouth, en la costa oriental inglesa.

El barco se hundió en una hora, causando la muerte de entre 130 y 250 tripulantes y pasajeros.

Jacobo logró sobrevivir. Gobernó como el rey Jacobo II de Inglaterra e Irlanda, y VII de Escocia desde 1685 hasta 1688, cuando fue derrocado por la Revolución Gloriosa.

Los restos del Gloucester fueron encontrados en 2007 por los hermanos Julian y Lincoln Barnwell y por otras personas luego de una búsqueda de cuatro años. Se identificó plenamente en 2012 con el descubrimiento de la campana del barco.

El hallazgo no se hizo público hasta el viernes, ya que se necesitó tiempo para confirmar la identidad del barco y para proteger el lugar histórico.

Claire Jowitt, experta en historia marítima de la Universidad de East Anglia, dijo que el naufragio era “uno de los momentos de ‘por poquito’ de la historia inglesa”.

El naufragio del Gloucester estuvo a punto de provocar la muerte del heredero católico al trono protestante en un momento de gran tensión política y religiosa en Gran Bretaña.

“Si hubiera muerto, el resultado habría sido una historia británica y europea muy diferente”, afirmó.

“Creo que se trata de una cápsula del tiempo que brinda la oportunidad de averiguar muchas cosas sobre la vida en un barco del siglo XVII. La naturaleza real del barco es absolutamente increíble y única”, añadió.

En su opinión, los restos del naufragio son el descubrimiento marítimo más importante desde el Mary Rose, el buque de guerra del rey Enrique VIII durante la dinastía Tudor.

El Mary Rose se hundió con una tripulación de alrededor de 500 personas en 1545 en el Solent, un estrecho entre la isla de Wight y la Gran Bretaña. Salió a la superficie en 1982 gracias a una gran operación de recuperación.

Actualmente no hay planes para sacar los restos del Gloucester porque gran parte de ellos están bajo la arena.

“Sólo hemos tocado la punta del iceberg”, dijo Julian Barnwell.

Entre los objetos rescatados del naufragio hay ropa, zapatos, equipos de navegación y muchas botellas de vino.

Una de las botellas lleva un sello con el escudo de la familia Legge, los antepasados de George Washington, el primer presidente de Estados Unidos.

El escudo fue un antecedente de la bandera de las barras y estrellas.

Está previsto que el próximo año se celebre una exposición en el Museo y Galería de Arte del Castillo de Norwich para mostrar los hallazgos del naufragio y compartir las investigaciones en curso.

Tags

Lo Último


Te recomendamos