Noticias

López Obrador defiende que la jornada de violencia del martes en Estado de México y Chiapas fue puntual

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha explicado este miércoles que la jornada de violencia que se vivió el día anterior en un municipio de Estado de México y en Chiapas fueron casos puntuales, por lo que ha negado de que se trate de un problema generalizado y que el 35 por ciento del territorio esté controlado por el crimen organizado, como proclaman las "agencias estadounidenses".

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

"No es cierto, lo podemos probar. Hay estados donde no hay homicidios. La mitad de los estados no tienen un problema de violencia que se refleje en homicidios", ha defendido el presidente mexicano en su comparecencia matutina ante los medios.

En ese sentido, ha detallado que "son ocho o diez estados", como Michoacán, Baja California, Sonora, Jalisco, o Estado de México, entre otros, donde se concentra "el 50 por ciento de los homicidios". Así, ha puesto en valor el cambio de política de Estado en relación a la lucha contra el crimen organizado y ha criticado que los "derechosos" continúan defendiendo la lógica de "enfrentar al mal con el mal".

"Se estaba en plena descomposición. Insisto en que si se quiere enfrentar una decadencia no hay más que una transformación. Si hubiese continuado con lo mismo, corrupción, saqueo, abandono del pueblo, de los jóvenes, del país, estaría ingobernable. Es muy difícil vivir en el país en esas situaciones. Claro que no se puede de la noche a la mañana lograr mejores resultados", ha justificado.

En este sentido, López Obrador ha vuelto a cuestionar las políticas de seguridad del sexenio del expresidente Felipe Calderón, quien tenía como secretario de Seguridad a Genaro García Luna, preso en Estados Unidos por connivencia y colaboración con los grupos del narcotráfico.

"En política los errores son como crímenes. Eso de declarar una guerra sin tener idea de nada, sin un diagnóstico de lo que estaba sucediendo, nada más para ganar legitimidad pensando de que con eso iba a quedar bien en el extranjero y le iban a aplaudir los derechosos", ha criticado.

El martes se vivieron dos episodios especialmente tormentosos en un país ya acostumbrado a la violencia perpetrada por el crimen organizado. En el municipio de Texcaltitlán, en Estado de México, las fuerzas de seguridad protagonizaron un enfrentamiento con hombres armados cuando llevaban a cabo un operativo contra La Familia Michoacana. Once integrantes del cártel murieron y diez fueron detenidos.

"En el caso de Estado de México se trata de un enfrentamiento, que iban a ejecutar una orden de aprehensión, fueron agredidos y perdieron la vida tanto personas, como este grupo de la delincuencia, como de la Policía", ha contado López Obrador, aunque no se tiene constancia de que haya bajas entre los civiles y entre los agentes que participaron en la operación.

Por otro lado, en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, se vivieron horas de pánico cuando grupos armados irrumpieron en un mercado que se disputaban. "Así están las cosas y ya se está actuando", ha dicho López Obrador, quien ha lamentado la muerte de una persona durante esa escaramuza. "Es lamentable que existan estos grupos de choque muy cercanos al crimen organizado", ha señalado.

"La mayor parte de los homicidios, el 75 por ciento, tiene que ver con enfrentamientos entre grupos (...) en Estado de México se meten mucho con la población por la extorsión, a dominar mercados, cobrar derecho de piso, pero por lo general las bandas grandes tienen que ver con el narcotráfico", ha explicado.

Tags

Lo Último


Te recomendamos