Noticias

Ciencia.-La sequía influyó en el caos político del que surgió el Islam

Combinadas con el malestar político y la guerra, sequías extremas crearon las condiciones en la península arábiga que hicieron posible el nacimiento y la expansión del Islam.

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Las condiciones secas extremas contribuyeron al declive del antiguo reino de Himyar en el sur de Arabia. Investigadores de la Universidad de Basilea han publicado estos hallazgos en la revista Science.

En las mesetas de Yemen todavía se pueden encontrar vestigios del reino himyarita: campos en terrazas y presas formaban parte de un sistema de riego particularmente sofisticado, transformando el semidesierto en campos fértiles. Himyar fue una parte establecida del sur de Arabia durante varios siglos.

Sin embargo, a pesar de su fortaleza anterior, durante el siglo VI de nuestra era el reino entró en un período de crisis, que culminó con su conquista por el reino vecino de Aksum (ahora Etiopía). Un factor previamente pasado por alto, a saber, la sequía extrema, puede haber sido decisivo en la contribución a los trastornos en la antigua Arabia de la que surgió el Islam durante el siglo VII.

El equipo del paleoclimatólogo Dominik Fleitmann analizó las capas de una estalagmita de la cueva Al Hoota en la actual Omán. La tasa de crecimiento de la estalagmita y la composición química de sus capas están directamente relacionadas con la cantidad de precipitación que cae sobre la cueva. Como resultado, la forma y la composición isotópica de las capas depositadas de una estalagmita representan un registro valioso del clima histórico.

"Incluso a simple vista se puede ver en la estalagmita que debe haber habido un período muy seco que duró varias décadas", dice Fleitmann en un comunicado. Cuando gotea menos agua sobre la estalagmita, menos corre por los lados. La piedra crece con un diámetro menor que en años con mayor tasa de goteo.

El análisis isotópico de las capas de estalagmitas permite a los investigadores sacar conclusiones sobre la cantidad de lluvia anual. Por ejemplo, descubrieron no solo que cayó menos lluvia durante un período más largo, sino que debe haber habido una sequía extrema. Con base en la desintegración radiactiva del uranio, los investigadores pudieron datar este período seco a principios del siglo VI, aunque solo con una precisión de 30 años.

"Si hubo una correlación temporal directa entre esta sequía y el declive del reino himyarita, o si en realidad no comenzó hasta después, eso no fue posible determinar de manera concluyente solo con estos datos", explica Fleitmann. Por lo tanto, analizó más reconstrucciones climáticas de la región y revisó fuentes históricas, colaborando con historiadores para reducir el tiempo de la sequía extrema, que duró varios años.

"Fue un poco como un caso de asesinato: tenemos un reino muerto y estamos buscando al culpable. Paso a paso, las pruebas nos acercaron a la respuesta", dice el investigador. Las fuentes útiles incluyeron, por ejemplo, datos sobre el nivel del agua del Mar Muerto y documentos históricos que describen una sequía de varios años en la región y que datan del año 520 d. C., que de hecho conectan la sequía extrema con la crisis en el Reino Himyarita.

"El agua es absolutamente el recurso más importante. Está claro que una disminución de las precipitaciones y, especialmente, varios años de sequía extrema podrían desestabilizar un reino semidesértico vulnerable", dice Fleitmann. Además, los sistemas de riego requerían mantenimiento y reparaciones constantes, lo que solo podía lograrse con decenas de miles de trabajadores bien organizados. La población de Himyar, golpeada por la escasez de agua, presumiblemente ya no podía garantizar este laborioso mantenimiento, lo que agravó aún más la situación.

Los disturbios políticos en su propio territorio y una guerra entre sus vecinos del norte, los imperios bizantino y sasánida, que se extendieron a Himyar, debilitaron aún más el reino. Cuando su vecino occidental de Aksum finalmente invadió Himyar y conquistó el reino, el otrora poderoso estado perdió definitivamente su importancia.

"Cuando pensamos en eventos climáticos extremos, a menudo pensamos solo en un período corto después, limitado a unos pocos años", dice Fleitmann. A menudo se pasa por alto el hecho de que los cambios en el clima pueden llevar a la desestabilización de los estados, cambiando así el curso de la historia. "La población estaba experimentando grandes dificultades como resultado del hambre y la guerra. Esto significó que el Islam encontró un terreno fértil: la gente buscaba una nueva esperanza, algo que pudiera unir a la gente nuevamente como sociedad. La nueva religión ofreció esto".

Eso no quiere decir que la sequía haya provocado directamente el surgimiento del Islam, enfatiza el investigador. "Sin embargo, fue un factor importante en el contexto de los levantamientos en el mundo árabe del siglo VI".

Tags

Lo Último


Te recomendamos