Noticias

CICR expresa su preocupación por el aumento de familias separadas debido a la violencia en Rutshuru, en RDC

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha expresado este jueves su preocupación por el creciente número de familias que se han separado debido al recrudecimiento de los enfrentamientos entre las milicias y el Ejército congoleño en el territorio de Rutshuru, en el este del país.

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

"Nuestros equipos de Cruz Roja en Uganda y la República Democrática del Congo nos dicen que 800 niños han sido separados de sus familias como resultado del recrudecimiento de la violencia en el territorio de Rutshuru", ha dicho el director de Programas y Prevención del CICR en el país, Roman Machover.

Más de 1.000 niños ya han perdido contacto con sus padres a raíz de los combates entre las Fuerzas Armadas congoleñas y el grupo armado M23, que ha sido acusado desde noviembre de 2021 de llevar a cabo ataques contra posiciones del Ejército en esta zona del país, a pesar de que procedió a su desmovilización hace más de ocho años.

Según el Grupo de Protección de Kivu del Norte, un grupo de agentes humanitarios que trabajan para proteger a la población civil en la provincia, alrededor de 1.000 familias han huido a Kabindi, Rugabo y Rutshuru en el centro del país, mientras que otras 4.000 han buscado refugio en Uganda debido al aumento de la violencia.

"Los combates provocaron una sensación de pánico. Los miembros de las familias perdieron contacto unos con otros mientras huían. La situación es particularmente angustiosa para los niños, los ancianos, los enfermos y las personas con discapacidad", ha dicho, por su parte, la directora del programa de restablecimiento de vínculos familiares del CICR en RDC, Pamela Ongoma.

El CICR y la Sociedad de Cruz Roja de la República Democrática del Congo han establecido un servicio telefónico gratuito para las personas desplazadas que han sido separadas de sus seres queridos, según ha trasladado en un comunicado la organización.

"Han pasado dos semanas desde que perdí el contacto con mi hermano. Se estaban haciendo disparos y la gente salió corriendo en todas direcciones", ha dicho a CICR Irakiza Musafiri, un refugiado en Kanyaruchinya.

Mientras, al otro lado de la frontera, en Uganda, varios miles de refugiados buscan a familiares suyos que se quedaron en República Democrática del Congo, en otros campos de refugiados, como en Nakivalé, Kyaka o Rwamwanja, al suroeste del país. Desde Uganda, se han recibido 373 solicitudes de menores no acompañados buscando a sus familias.

Según los datos proporcionados por la organización, desde marzo, los refugiados han podido hacer más de 4.088 llamadas gratuitas --otras 2.210 se realizaron, aunque no recibieron respuesta--. Hasta la fecha, se ha reunido con sus padres a 155 niños no acompañados.

Tags

Lo Último


Te recomendamos