Noticias

Ciencia.-Una lava inusualmente fluida hizo tan devastador el volcán de la Palma

La destrucción de la erupción del volcán Cumbre Vieja en la Palma fue tan devastadora porque la lava expulsada tenía una viscosidad excepcionalmente baja, lo que provocó que fluyera muy rápidamente.

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Es la conclusión de un estudio realizado por investigadores de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia (JGU) sobre la erupción de 2021, la más prolongada y disruptiva de la historia reciente de la isla canaria de La Palma. Más de 1.600 estructuras, incluidos unos 1.300 edificios residenciales, fueron destruidas o dañadas. Se vieron imágenes de lava fluyendo a través de los asentamientos y hacia el mar en todo el mundo.

"La viscosidad de la lava estuvo entre las más bajas jamás observadas para una erupción basáltica", dijo Yves Feisel, candidato a doctorado en el grupo de investigación del profesor Jonathan Castro en el Instituto de Geociencias de la JGU. Castro y Feisel midieron la viscosidad de la lava de Cumbre Vieja en el laboratorio y publicaron sus hallazgos en Nature Communications.

"De hecho, fue posible a partir de las imágenes de los flujos de lava en la televisión y en línea ver qué tan rápido se movía la lava y así deducir su baja viscosidad", dijo Feisel. A partir de las imágenes filmadas, los investigadores calcularon que, en algunos casos, la velocidad de salida de la lava era superior a los diez metros por segundo. Además, los investigadores pudieron observar fenómenos en los flujos de lava que normalmente son más característicos de los fluidos que fluyen turbulentos, como los que se encuentran dentro de los cuerpos de agua, por ejemplo, los llamados saltos hidráulicos u ondas estacionarias.

Para determinar con mayor precisión la viscosidad de la lava, los investigadores recolectaron partículas de ceniza solidificadas mientras caían del cielo en La Palma. De vuelta en la Universidad de Mainz, pudieron determinar la temperatura de la erupción analizando químicamente estas muestras, revelando que el magma debe haber estado en el rango de aproximadamente 1.150 a 1.200 grados Celsius. También fundieron algunas de las muestras y midieron la viscosidad de la masa fundida a estas temperaturas utilizando un dispositivo conocido como reómetro.

"Poco después de que comenzara la erupción, la lava tenía una viscosidad de aproximadamente 10 a 160 pascal segundos", explicó Feisel. "Esa es una cifra 10 veces menor que, digamos, la viscosidad de la lava descargada desde Kilauea en Hawái en 2018". Según Feisel, la lava de Cumbre Vieja era tan fluida principalmente debido a su composición química específica, en particular a su contenido de sílice relativamente bajo y a la forma en que cristalizaba este derretimiento: "Cuando la lava se enfrió, se formaron cristales y esto probablemente ayudó a retener la bajo contenido de sílice (SiO2) de la lava, lo que le permite mantener su baja viscosidad durante un período de tiempo más largo".

Los resultados de esta investigación pueden ayudar a mitigar los daños causados ??por erupciones volcánicas en el futuro. "Siempre es muy difícil predecir cuándo y cómo entrarán en erupción los volcanes", admitió Feisel. Sin embargo, la información sobre la viscosidad de la lava puede resultar útil ya que la lava fluida como la de Cumbre Vieja generalmente se descarga desde una variedad de lugares, algunos de los cuales pueden variar con el tiempo. Saber que la lava tiene baja viscosidad y fluirá rápidamente puede, entre otras cosas, ayudar a integrar modelos de erupción y terreno para predecir mejor el curso y la evolución de futuros flujos de lava.

Tags

Lo Último


Te recomendamos