Noticias

El Vaticano interviene para avisar que la Iglesia alemana no está autorizada a cambiar la doctrina católica

Los católicos alemanes se plantean flexibilizar el celibato, revaluar la homosexualidad en la Iglesia e incluir a más mujeres en la jerarquía

ROMA/MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El Vaticano ha avisado de que el camino sinodal alemán "no tiene facultad para obligar a que se adopten nuevos enfoques de la doctrina y la moral" católica, al tiempo que ha alertado "de la posible amenaza a la unidad" de la Iglesia.

"No sería permisible iniciar nuevas estructuras o doctrinas oficiales en las diócesis, antes de un entendimiento acordado a nivel de la Iglesia universal, lo que representaría una herida a la comunión eclesial y una amenaza a la unidad de la Iglesia", subraya el Vaticano en un comunicado.

Así, enfatiza que el camino sinodal de la Iglesia en Alemania "no tiene la facultad de obligar a los obispos y a los fieles a adoptar nuevas formas de gobierno y nuevos enfoques de la doctrina y la moral".

MANTENER LA COMUNIÓN DE TODA LA IGLESIA

En este sentido, recuerda la carta del Papa al pueblo de Dios peregrino en Alemania, de junio de 2019, en el que se recuerda el deseo de Francisco "de mantener siempre viva y eficaz la comunión con todo el cuerpo de la Iglesia".

Por ello, el Vaticano espera que las propuestas del Camino de las Iglesias Particulares en Alemania "se fundan en el camino sinodal que sigue la Iglesia universal, para un enriquecimiento mutuo y un testimonio de la propia historia de la Iglesia".

El Camino Sinodal Alemán, del que forman parte los prelados germanos y organizaciones laicas, aprobó el pasado mes de febrero en primera lectura varios documentos en los que plantea flexibilizar el celibato para los sacerdotes, ve necesario incluir a más mujeres en la estructura eclesial y revaluar, por otro lado, las consideraciones que tiene la Iglesia sobre la homosexualidad. Estos textos son borradores que deberán ser ratificados en una nueva votación que tendrá lugar en su asamblea de otoño.

Concretamente, en el texto que hace referencia a la relajación de la normativa sobre la obligatoriedad del requisito del celibato para los sacerdotes, se insta la jerarquía episcopal alemana a presentar estas propuestas al Papa.

Según recogía Europa Press del portal katholisch.de, el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Georg Bätzing, afirmó que la moral sexual de la Iglesia "ha humillado, herido y excluido a demasiadas personas". En todo caso, Bätzing aclaraba que estos textos no eran definitivos sino que se requiere de un nivel de aprobación posterior.

El vicepresidente de los obispos, Franz-Josef Bode, también planteaba en febrero que la Iglesia alemana tiene en sus manos una "oportunidad única" de llevar estas cuestiones al Sínodo Mundial de obispos que tendrá lugar en el Vaticano en 2023. Para ello, se ha creado una comisión conjunta con el Sínodo de los Obispos del Vaticano, según anunció.

UN PROCESO QUE ARRANCÓ EN 2019

La Iglesia Católica alemán decidió iniciar este camino en 2019 tras los escándalos de abusos en el seno de la Iglesia. Es un camino cuestionado por el Vaticano y que aborda asuntos como el celibato, la moralidad sexual, o la posición de las mujeres en la Iglesia. Además, es previo al Sínodo en tres fases convocado por el Papa en todo el mundo en 2021, con consultas a iglesias locales y "a todos los bautizados" y que culminará en 2023.

El Papa envió en junio de 2019 una carta a los católicos alemanes en la que afirmaba: "La Iglesia universal vive en y de las Iglesias particulares, así como las Iglesias particulares viven y florecen en y de la Iglesia universal; si se separaran de la Iglesia universal, se debilitarían, degenerarían y morirían. De ahí la necesidad de mantener siempre viva y eficaz la comunión con todo el cuerpo de la Iglesia".

Más recientemente, en junio de este año se hizo pública una conversación de Francisco con representantes de revistas culturales jesuitas en Europa en la que revelaba que había advertido presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, monseñor Bätzing sobre el camino sinodal alemán: "Le dije: hay una muy buena Iglesia evangélica en Alemania. No necesitamos dos".

El Pontífice señalaba que hay un "problema" que surge cuando la vía sinodal "proviene de las élites intelectuales y teológicas" y está muy "influenciada por las presiones externas". Por el contrario, subrayaba que hay algunas diócesis en las que el Camino Sinodal se está haciendo con los fieles, con el pueblo, "lentamente".

"He querido escribir una carta sobre su Camino Sinodal --recuerda finalmente sobre la 'Carta del Santo Padre Francisco al pueblo de Dios que peregrina en Alemania' enviada en 2019--. La escribí solo, y me llevó un mes escribirla. No quería involucrar a la Curia. Lo hice por mi cuenta. La original está en español, y la que está en alemán es una traducción. Allí escribí lo que pienso", explicó.

Tags

Lo Último


Te recomendamos