Noticias

Ciencia.-Un modesto calentamiento puede alterar drásticamente el bosque boreal

Incluso un calentamiento relativamente modesto del clima y los cambios de precipitación asociados pueden alterar drásticamente los bosques más septentrionales de la Tierra.

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Estos bosques constituyen uno de los mayores ecosistemas forestales casi intactos del planeta y albergan una gran parte del carbono terrestre del planeta.

Esta es la principal conclusión de un experimento único de cinco años de duración, dirigido por un ecologista de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) y publicado en la revista 'Nature', que ha utilizado lámparas de infrarrojos y cables calefactores del suelo para estudiar los efectos previstos del cambio climático a corto plazo en miles de plántulas de nueve especies de árboles que se encuentran en los bosques del extremo norte, conocidos como bosques boreales.

Los bosques boreales de América del Norte contienen sobre todo coníferas como la picea, el abeto y el pino. Se encuentran principalmente en Canadá y Alaska, pero también en partes del noreste de Minnesota, en una pequeña parte de la Península Superior de Michigan y en el norte de Maine. Los bosques boreales están limitados al norte por la tundra y al sur por el bosque templado.

En el experimento, se calentaron árboles jóvenes en dos lugares del bosque de la Universidad de Minnesota en el noreste de Minnesota las 24 horas del día, desde principios de la primavera hasta finales del otoño, al aire libre y sin utilizar invernaderos o cámaras de crecimiento. Se utilizaron dos niveles de calentamiento climático potencial en el siglo XXI: aproximadamente 1,6 grados Celsius y aproximadamente 3,1 grados C por encima de la temperatura ambiente.

Además, se colocaron lonas móviles sobre la mitad de las parcelas antes de algunas tormentas para capturar el agua de lluvia e imitar los cambios de precipitación en un clima cambiante. Como control, algunos de los árboles se cultivaron a temperaturas y niveles de humedad ambientales.

El estudio descubrió que incluso un calentamiento climático modesto (1,6 grados C) producía problemas importantes para muchas especies, como la reducción del crecimiento y el aumento de la mortalidad. Además, la reducción de las precipitaciones amplificó los efectos negativos del calentamiento en la supervivencia de varias especies boreales.

"Nuestros resultados auguran problemas para la salud y la diversidad de los futuros bosques regionales --afirma Peter Reich, director del Instituto de Biología del Cambio Global de la Escuela de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Universidad de Michigan y autor principal del estudio--. El actual bosque boreal del sur puede llegar a un punto de inflexión con un calentamiento climático incluso modesto, lo que daría lugar a un importante cambio de composición con posibles impactos adversos en la salud y la diversidad de los bosques regionales".

"Esos impactos podrían reducir la capacidad de nuestros bosques de producir madera, de albergar otra diversidad vegetal, microbiana y animal, de amortiguar las inundaciones y -quizá lo más importante de todo- de extraer el carbono del aire y retenerlo en la madera y el suelo", añade.

Según los científicos, es probable que las plantas de latitudes medias y altas experimenten los efectos positivos y negativos del cambio climático del siglo XXI. En algunos lugares -especialmente en el extremo norte- una estación de crecimiento más larga puede impulsar el crecimiento de los árboles cuando la humedad es abundante.

En otros lugares, las condiciones más cálidas y secas podrían provocar una disminución del crecimiento y la supervivencia de los árboles. Los estudios de observación muestran que ya se están produciendo tendencias tanto positivas como negativas en la supervivencia y el crecimiento de los bosques boreales.

Pero las pruebas experimentales directas de los efectos del calentamiento del clima en los bosques boreales en una serie de condiciones de humedad del suelo son escasas y, en general, han sido limitadas en cuanto a tamaño, alcance y duración, según los autores del estudio.

El informe utilizó la manipulación conjunta de la temperatura y las precipitaciones para examinar los efectos probables del cambio climático a corto plazo sobre la mortalidad y el crecimiento de los árboles jóvenes en los dos emplazamientos de campo.

"En el experimento, sometemos las parcelas de bosque a temperaturas que no veremos hasta dentro de 40, 50 o 60 años, para entender lo que harán esas próximas temperaturas", explica Reich.

Los investigadores descubrieron que el calentamiento por sí solo, o combinado con la reducción de las precipitaciones, aumentó la mortalidad juvenil de las nueve especies de árboles y redujo gravemente el crecimiento de varias especies de coníferas del norte -abeto balsámico, abeto blanco y pino blanco- que son comunes en los bosques boreales.

Al mismo tiempo, un calentamiento moderado potenció el crecimiento de algunas frondosas, como algunos robles y arces, que son escasos en el bosque boreal pero mucho más comunes en los bosques templados del sur.

Sin embargo, el nuevo estudio concluye que es probable que las frondosas sean demasiado escasas en el bosque boreal meridional como para llenar rápidamente el vacío dejado por la desaparición de las coníferas. Por lo tanto, el cambio climático previsto a corto plazo probablemente hará que el bosque boreal actual pase a "un nuevo estado" de composición alterada.

"En el mejor de los casos, es probable que ese nuevo estado sea una versión más empobrecida de nuestro bosque actual --afirma Reich--. En el peor, podría incluir altos niveles de arbustos leñosos invasores, que ya son comunes en la frontera templado-boreal y se están desplazando rápidamente hacia el norte".

Para el experimento, se plantaron más de 4.500 plántulas de nueve especies de árboles nativos -cinco especies de hoja ancha y cuatro de hoja de aguja- en la vegetación de hierbas, arbustos y helechos existente en los lugares de estudio. Las nueve especies arbóreas son abeto balsámico, abeto blanco, pino de monte, pino blanco, arce rojo, arce de azúcar, abedul de papel, roble rojo y roble.

Las lonas móviles dieron lugar a un total de precipitaciones un 30% menor en parcelas seleccionadas al azar a lo largo de la temporada de crecimiento. Dado que las precipitaciones fueron superiores a la media durante los cinco años del experimento, el tratamiento de baja pluviometría representaba en realidad la media de los años secos del último siglo, y los tratamientos de control representaban los años típicamente húmedos del mismo periodo. Por lo tanto, los tratamientos de baja pluviometría no eran en absoluto extremos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos