Noticias

Norcorea lanza un misil balístico que sobrevuela Japón

SEÚL, Corea del Sur (AP) — Corea del Norte lanzó el martes un misil balístico que sobrevoló Japón por primera vez en cinco años, lo que obligó a las autoridades niponas a emitir avisos de evacuación y a suspender el servicio de trenes durante el vuelo del proyectil con capacidad nuclear que podría alcanzar el territorio estadounidense de Guam.

Fue la exhibición armamentística más provocadora de Pyongyang en lo que va de año mientras intensifica sus pruebas de misiles para conseguir un arsenal nuclear que sea una amenaza viable tanta para los aliados de Estados Unidos como para su propio territorio, con el objetivo de lograr concesiones internacionales, según algunos expertos.

El vuelo estimado del misil — 4.500 kilómetros (2.800 millas) — fue el más largo de un misil norcoreano, aunque en el pasado ya se lanzaron proyectiles que podrían tener un largo alcance pero con ángulos altos para evitar a los países vecinos.

Estados Unidos señaló que condena enérgicamente la “decisión peligrosa y temeraria" de Corea del Norte de lanzar lo que describió como un “misil balístico de largo alcance" que sobrevoló Japón.

“Estados Unidos continuará con sus esfuerzos para limitar la capacidad (norcoreana) para avanzar en sus programas prohibidos de misiles balísticos y armas de destrucción masiva, incluso con aliados y socios de Naciones Unidas”, dijo la vocera del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense, Adrienne Watson, en un comunicado.

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, había dicho antes que el misil tenía un alcance intermedio y el ministro de Defensa de Japón, Yasukazu Hamada, apuntó que se creía que era de rango intermedio o mayor. Si el lanzamiento del martes incluyó un proyectil de largo alcance, podría ser una prueba de un arma con capacidad para alcanzar territorio continental estadounidense, según algunos expertos.

Las autoridades japonesas alertaron a los residentes en las regiones nororientales para que se dirigieran a los refugios. Fue la primera “Alerta J” desde 2017, cuando Pyongyang lanzó un misil Hwasong-12, de alcance intermedio, sobre el país en dos ocasiones en unas pocas semanas, dentro de otra campaña de ensayos.

En las regiones de Hokkaido y Aomori se suspendió temporalmente el servicio de trenes hasta que el gobierno emitió un aviso que indicaba que el misil norcoreano habría caído en el Pacífico. En la ciudad de Saporo, la capital de la prefectura más al norte de la principal isla del archipiélago japonés, Hokkaido, el metro dejó de circular y las estaciones quedaron abarrotadas de viajeros en plena hora punta matinal.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, dijo a la prensa que “el lanzamiento es un acto imprudente que condeno en los términos más enérgicos”.

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur señaló que el misil se disparó desde un territorio interior del norte de Norcorea y advirtió que los continuos ensayos solo aumentarán el aislamiento internacional de la hermética nación y harán que Seúl y Washington refuercen sus capacidades de disuasión.

Yoon afirmó que las “imprudentes provocaciones nucleares” de Corea del Norte recibirán una dura respuesta de Seúl y de la comunidad internacional.

De acuerdo con las estimaciones surcoreanas y japonesas, el proyectil recorrió entre 4.500 y 4.600 kilómetros (2.800-2.860 millas) a una altitud máxima de 970 o 1.000 kms (600-620 millas). Hamada dijo que el misil cayó en el Pacífico, a unos 3.200 kms (1.990 millas) de la costa norte de Japón y que no se reportaron daños en aviones ni barcos nipones.

Estados Unidos indicó que su asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, había abordado con sus homólogos de las dos naciones las respuestas apropiadas y firmes. Tanto Seúl como Tokio convocaron reuniones urgentes de su Consejo de Seguridad Nacional para tratar el incidente.

La distancia de vuelo del misil muestra que tiene alcance suficiente para alcanzar el territorio estadounidense de Guam, en el Pacífico, que alberga bases militares de las que partieron aviones de guerra hacia la Península de Corea en una demostración de fuerza en episodios previos de tensiones con Pyongyang. En 2017, Norcorea amenazó con crear “un fuego envolvente” cerca de Guam con misiles Hwasong-12 en un momento de crecientes hostilidades con el gobierno del expresidente Donald Trump.

Pyongyang probó un misil Hwasong-12 por última vez en enero. Entonces explicó que el lanzamiento buscaba verificar la precisión general del arma, que se disparó con un ángulo elevado para evitar que sobrevolase otros países.

Según Hamada, el proyectil del martes podría haber sido otro Hwasong-12.

La del martes fue la quinta ronda de pruebas armamentísticas norcoreanas en los últimos 10 días, en lo que se ha visto como una aparente respuesta a los ejercicios militares conjuntos entre Seúl y Washington y otros entrenamientos entre aliados, entre ellos Japón, la semana pasada. Corea del Norte los considera un ensayo para una hipotética invasión.

Los misiles lanzados durante las cuatro rondas previas fueron de corto alcance y cayeron en aguas entre la península de Corea y Japón. Esos proyectiles podrían golpear objetivos en Corea del Sur.

Corea del Norte ha lanzado alrededor de 40 misiles durante sus cerca de 20 ensayos en lo que va del año. El líder norcoreano, Kim Jong Un, promete expandir su arsenal nuclear y se niega a regresar a la diplomacia nuclear con Estados Unidos.

Algunos expertos extranjeros afirman que, con el tiempo, Kim regresará al diálogo y tratará de usar su agrandado arsenal para presionar a Washington para que acepte a su nación como un Estado nuclear, un reconocimiento que considera necesario para lograr la retirada de las sanciones internacionales y obtener otras concesiones.

___

Yamaguchi reportó desde Tokio.

Tags

Lo Último


Te recomendamos