Noticias

Estados Stellantis pide a 276.000 conductores en EE.UU. que dejen de usar sus coches con airbags de Takata

La NHTSA ha notificado dos muertes por un mal funcionamiento de estos dispositivos

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Fiat Chrysler (FCA), grupo que se fusionó con PSA Group, formando el consorcio Stellantis, ha instado a 276.000 propietarios de los modelos Dodge Magnum, Charger y Challenger, fabricados entre 2004 y 2010, así como del Chrysler 300 matriculados en el mismo periodo, debido a un mal funcionamiento de los airbags de la marca japonesa Takata instalados en estos vehículos.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carretera de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) ha recogido la advertencia de Fiat Chrysler y ha informado de que se produce después de que dos personas murieran en diferentes accidentes de tráfico debido a la explosión de los airbags del lado del conductor.

De hecho, Takata se declaró en bancarrota a mediados de 2017 tras la crisis generada por sus airbags defectuosos, de los que se entregaron millones de unidades durante años a las principales marcas automovilísticas del mundo.

En ese sentido, la NHTSA ha informado de que los modelos anteriormente citados son los únicos de FCA a los que se insta a detener la conducción. FCA dejó de usar lor airbags de Takata en 2010 para los modelos indicados.

"Los aribags de Takata han sido un problema en toda la industria desde 2013, con millones de automóviles de docenas de marcas retirados del mercado en todo el mundo por el peligro de que puedan explotar en un choque", ha recalcado el organismo norteamericano.

A pesar de los intentos de FCA de reemplazar los airbags defectuosos, los cálculos de la compañía apuntan que todavía quedan vehículos a los que no se les ha cambiado este dispositivo de seguridad.

"Si no se reparan, los airbags de Takata retirados del mercado son cada vez más peligrosos ya que el riesgo de explosión aumenta a medida que los vehículos envejecen. Cada día que pasa sin que se reemplace usted y su familia corren un mayor riesgo de lesiones o muerte", ha añadido la NHTSA.

En ese sentido, han apuntado que al explotar los airbags de la marca nipona se pueden expulsar fragmentos metálicos hacia el conductor o los pasajeros, una metralla que puede matar o mutilar.

Tags

Lo Último


Te recomendamos