Noticias

Ciencia.-La erupción de Tonga dejó 1,9 km3 de material en la atmósfera

La erupción explosiva del volcán de Tonga en enero de 2022 desplazó casi 10 km3 del lecho marino, el equivalente a 2,6 millones de piscinas olímpicas y un tercio más que las estimaciones iniciales.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El Instituto Nacional para la Investigación del Agua y la Atmósfera de Nueva Zelanda (NIWA) descubrió además que dos tercios del material provinieros de la cumbre del volcán y el resto de los flancos circundantes.

Las tres cuartas partes de este material se depositaron dentro de los 20 km del volcán. Esto deja casi 3,2 km3 sin contabilizar. El líder del proyecto, el geólogo marino de NIWA Kevin Mackay, dijo que estos escombros perdidos podrían explicarse en parte por la pérdida aérea.

"Es por eso que no notamos la pérdida hasta que mapeamos todo. La erupción alcanzó alturas récord, siendo la primera que hemos visto en romper la mesosfera. Fue como un disparo de escopeta directamente al cielo. Se estima que el volumen de este penacho de 'escopeta' es de 1,9 km3 de material, que ha estado circulando en nuestra atmósfera durante meses, causando las impresionantes puestas de sol que vimos después de la erupción. Esto explica de alguna manera por qué no lo vemos todo en el fondo marino", dijo Mackay en un comunicado.

A pesar del enorme desplazamiento de material, el flanco del volcán permanece sorprendentemente intacto. Sin embargo, la caldera, o cráter, es ahora 700 m más profunda que antes de la erupción.

Más evidencia de la caldera muestra signos de que HT-HH todavía está en erupción. Un barco robot operado remotamente desde el Reino Unido por SEA-KIT International detectó ventilación activa de conos recién formados, lo que explica por qué los fragmentos de vidrio formados a partir de lava fundida enfriada fueron recogidos durante la encuesta anterior de NIWA.

La remodelación significativa del lecho marino también tuvo efectos dramáticos en los ecosistemas de la región. Había pocas señales de vida animal en los flancos del volcán, en los canales de agua más profundos y en la mayor parte del lecho marino circundante. Sin embargo, hubo parches de abundante vida que sobrevivieron a la erupción en varios montes submarinos, lo que da esperanza de recuperación.

Tags

Lo Último


Te recomendamos