Noticias

Paran en Chile pequeños camioneros en demanda de seguridad

SANTIAGO (AP) — Centenares de pequeños y medianos camioneros del norte chileno paralizan sus actividades para exigir mayor seguridad en las carreteras y una rebaja en el precio de los combustibles.

Los transportistas chilenos trasladan diariamente más del 95% de las cargas -como alimentos, combustibles, materiales y maquinaria de construcción, y carga internacional, entre otros insumos- por la ruta Panamericana o Ruta 5 cuya extensión de más de 3.300 kilómetros de largo une el país de norte a sur.

La mayoría de los choferes que se plegaron al paro estacionaron sus máquinas a un costado de la ruta, en las cercanías de Copiapó, 800 kilómetros al norte de la capital chilena, mientras algunas decenas lo hicieron en las cercanías de Santiago. Durante las primeras horas del movimiento están dejando pasar vehículos menores y de emergencia.

Mientras se desarrollaba la huelga, en el palacio de gobierno se reunían el ministro de Hacienda, Mario Marcel, con el presidente de los dueños de camiones, Juan Araya. En Chile hay unos 40.000 transportistas de carga de los cuales unos 30.000 son pequeños y medianos.

Para el gobierno del presidente Gabriel Boric la paralización “no es responsable” porque hay canales de diálogo abiertos y sólo genera problemas a la población, según el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve.

La Asociación Gremial de Transportistas Fuerza Norte, que convocó al paro, cuestionó en un comunicado el incremento “descontrolado” de asaltos, robos y saqueos de la carga que transportan y exigió una rebaja en el precio del diésel, cuyo valor en Chile bordea 1,7 dólares el litro.

Los conductores afirmaron que “el robo de camiones, tanto en ciudades como en carretera, hace insostenible la actividad y deja a los medianos y pequeños operadores en la quiebra inmediata”.

Chile importa más del 90% del combustible que necesita, cuyo precio sufrió fuertes alzas tras a invasión rusa a Ucrania. El Estado subsidia los precios de los combustibles al interior del país, aunque los valores suben varios centavos cada semana.

Gabriel Rojas, dirigente de camioneros del norte, afirmó a la prensa que además de la delincuencia y los altos precios de los combustibles, carecen de lugares de descanso a lo largo de la carretera. “No puedo tener un conductor trabajando 10, 12 horas sin descanso”

Tras reunirse con el ministro de Haciendo Araya anticipó que el gobierno entregará por la tarde un documento en el que les asegurará que el subsidio estatal a los combustibles seguirá vigente durante 2023 y que el alza semanal de precios se aplicará cada dos semanas.

La inseguridad y una oleada inflacionaria son los principales problemas que enfrenta el presidente Boric, que en mayo sufrió un paro de los camioneros del sur que protestaban por la inseguridad de las rutas, que desde hace seis meses son custodiadas por militares.

Tags

Lo Último


Te recomendamos