Noticias

Ciencia.-Efectos duraderos en aves por los fuegos artificiales de Año Nuevo

Científicos han rastreaado con GPS gansos migratorios del Ártico en Alemania, Dinamarca y Países Bajos durante el período de Año Nuevo para examinar el impacto a largo plazo de los fuegos artificiales.

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Los datos de movimiento de 347 gansos durante 8 años consecutivos mostraron que en la víspera de Año Nuevo, las aves abandonan repentinamente sus lugares para dormir y vuelan a nuevas áreas más alejadas de los asentamientos humanos. Las aves perturbadas descansaron dos horas menos y volaron más lejos, a veces hasta 500 kilómetros sin parar, que en las noches sin fuegos artificiales.

Los comportamientos inusuales no terminaron con las celebraciones. Durante todos los días estudiados después del Año Nuevo, los gansos pasaron más tiempo buscando alimento y nunca regresaron a sus lugares originales para dormir.

Las cuatro especies estudiadas fueron el ánsar careto, barnacla cariblanca, ánsar piquicorto y ganso de frijol de taiga. Son todas especies migratorias del Ártico, que pasan sus inviernos descansando y alimentándose en el norte de Alemania, Dinamarca y los Países Bajos.

Pero los hallazgos del estudio revelan cambios significativos en el comportamiento invernal de todas las especies en respuesta a los fuegos artificiales. Normalmente, los gansos regresaban al mismo cuerpo de agua durante varias noches, descansando en la superficie y moviéndose muy poco, ahorrando energía esencial. Pero durante la noche de la víspera de Año Nuevo, cuando se encendían los fuegos artificiales, los gansos abandonaron sus sitios de sueño con más frecuencia, volaron en promedio de 5 a 16 kilómetros más y de 40 a 150 metros más alto que en noches anteriores.

"Es impactante ver cuántas aves vuelan más en las noches con fuegos artificiales en comparación con otras noches", dice en un comunicado Andrea Kölzsch, científica investigadora del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal y primera autora del estudio. "Algunos ejemplares volaron cientos de kilómetros en una sola noche, cubriendo distancias que normalmente solo volarían durante la migración".

Paralelamente, el equipo midió el material particulado en el aire cerca de los lugares donde pernoctaban las aves y descubrió que aumentó hasta en un 650 por ciento en la víspera de Año Nuevo en todos los lugares estudiados. "Descubrimos que las aves abandonan sus lugares para dormir y eligen lugares más alejados de las personas y con menos partículas, lo que sugiere fuertemente que están tratando de escapar de los fuegos artificiales", dice Kölzsch.

Más allá de la respuesta inmediata a los fuegos artificiales, las aves también se alimentaron un diez por ciento más y se movieron menos en los doce días posteriores a la víspera de Año Nuevo. "Es probable que las aves compensen la energía adicional que gastaron durante la noche de los fuegos artificiales", dice Bart Nolet, investigador principal del Instituto de Ecología de los Países Bajos y autor final del estudio.

Tags

Lo Último


Te recomendamos