Noticias

Ciencia.-El riesgo de inflexiones en el clima se dispara superando objetivos

Superar temporalmente los objetivos climáticos de 1,5 a 2 grados centígrados podría aumentar el riesgo de vuelco de varios elementos del sistema terrestre en más de un 70 por ciento.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Según un nuevo estudio de análisis de riesgos realizado por un equipo internacional, este riesgo de puntos de inflexión aumenta incluso si, a largo plazo, la temperatura global se estabilizara dentro del rango de París. Por lo tanto, evitar un exceso limitaría los riesgos, concluyen los investigadores en su trabajo, publicado en la revista 'Nature Climate Change'.

"Demostramos que el riesgo de que se produzcan algunos fenómenos de inflexión podría aumentar de forma muy sustancial en determinados escenarios de superación del calentamiento global", explica en un comunicado Nico Wunderling, científico del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, en Alemania, y autor principal del estudio.

"Incluso si lográramos limitar el calentamiento global a 1,5 grados tras un rebasamiento de más de dos grados, no sería suficiente, ya que el riesgo de desencadenar uno o más puntos de inflexión globales seguiría siendo superior al 50% --alerta--. Con más calentamiento a largo plazo, los riesgos aumentan drásticamente".

Por ello, "para prevenir eficazmente todos los riesgos de inflexión, el aumento de la temperatura media global tendría que limitarse a no más de un grado y actualmente ya estamos en alrededor de 1,2 grados --añade Jonathan Donges, Co-Líder del FutureLab sobre Resiliencia de la Tierra en el Antropoceno en el PIK--. El último informe del IPCC muestra que lo más probable es que superemos temporalmente el umbral de temperatura de 1,5 grados centígrados".

Para llegar a estos resultados, los científicos, junto con coautores de la Comisión de la Tierra --un grupo de destacados científicos convocados por Future Earth-- utilizaron diferentes escenarios de rebasamiento del calentamiento global con temperaturas máximas de dos a cuatro grados y los aplicaron a un conjunto de cuatro elementos de inflexión que interactúan: la capa de hielo de Groenlandia, la capa de hielo de la Antártida occidental, la circulación meridional de vuelco del Atlántico AMOC y la selva amazónica.

Los investigadores aplicaron un enfoque de análisis de riesgos basado en millones de simulaciones de modelos para reflejar las incertidumbres en parámetros relevantes como la incertidumbre en los umbrales críticos de temperatura, así como las intensidades de interacción y la estructura de interacción.

Tal cantidad de simulaciones sería demasiado costosa desde el punto de vista computacional si se basara en simulaciones de modelos del sistema terrestre totalmente acoplados.

Para los distintos escenarios de rebasamiento, el equipo de investigación analizó a continuación el riesgo de traspasar los umbrales críticos y el potencial de desencadenar interacciones en cascada entre los cuatro elementos, en función de la magnitud y duración del rebasamiento, así como del calentamiento remanente a largo plazo.

"Descubrimos que el riesgo de aparición de al menos un acontecimiento de inflexión aumenta con el aumento de las temperaturas máximas: ya a una temperatura máxima de tres grados centígrados, más de un tercio de todas las simulaciones mostraron un acontecimiento de inflexión incluso cuando las duraciones del rebasamiento se limitaron fuertemente. A una temperatura máxima de cuatro grados Celsius, este riesgo se extiende a más de la mitad de todas las simulaciones", explica Nico Wunderling.

"La capa de hielo de Groenlandia y la de la Antártida Occidental corren el riesgo de volcarse incluso con pequeños excesos, lo que pone de manifiesto que se encuentran entre los elementos de volcado más vulnerables", afirma Ricarda Winkelmann, Comisaria de la Tierra y codirectora del FutureLab sobre resiliencia de la Tierra en el Antropoceno.

"Aunque la pérdida de hielo tardaría mucho tiempo en desplegarse por completo, los niveles de temperatura a los que se desencadenan tales cambios podrían alcanzarse ya pronto --prosigue--. Nuestra actuación en los próximos años puede decidir así la trayectoria futura de las capas de hielo durante siglos o incluso milenios".

Los otros dos elementos de inflexión considerados en el estudio, el AMOC y la selva amazónica, tienen umbrales críticos de temperatura más elevados. Sin embargo, reaccionarían mucho más rápido una vez iniciado el proceso de inflexión. Por tanto, es mucho más difícil detener su proceso de inflexión una vez iniciado por un rebasamiento temporal del calentamiento global.

Se prevé que las actuales políticas de mitigación conduzcan a un calentamiento global de entre 2 y 3,6 grados centígrados a finales de este siglo. "Esto no es suficiente. Aunque un rebasamiento temporal de la temperatura sería sin duda mejor que alcanzar una temperatura máxima y quedarse ahí, algunos de los impactos del rebasamiento pueden provocar daños irreversibles en una zona de alto riesgo climático, y por eso los rebasamientos de baja temperatura son clave en este caso --advierte Jonathan Donges.

"Cada décima de grado cuenta --insiste Ricarda Winkelmann--. Debemos hacer lo posible por limitar el calentamiento global lo antes posible".

Tags

Lo Último


Te recomendamos