Noticias

Ciencia.-Dos nuevas 'tierras' en zona habitable de su estrella a 16 años luz

Dos nuevos planetas de masa terrestre han sido descubiertos orbitando alrededor de una estrella enana roja situada a sólo 16 años luz, es decir, muy cerca en términos astronómicos.

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Los planetas, GJ 1002 b y c, se encuentran en la zona habitable de la estrella, la distancia orbital que podría permitir la formación de agua líquida en la superficie de un planeta si posee el tipo de atmósfera adecuado, informa la NASA.

La probabilidad de que las estrellas enanas rojas alberguen mundos habitables es objeto de debate científico. En el lado negativo, estas estrellas -más pequeñas y frías, pero mucho más longevas que estrellas como nuestro Sol- tienden a estallar con frecuencia en su juventud. Estas erupciones podrían desprender las atmósferas de los planetas en órbita cercana, y los dos planetas en órbita alrededor de GJ 1002 están muy cerca. El planeta b, con una masa ligeramente superior a la de la Tierra, es el más cercano de los dos. Su año, una vez alrededor de la estrella, dura sólo 10 días. El planeta c, aproximadamente un tercio más masivo que la Tierra, tarda unos 20 días en orbitar alrededor de la estrella.

En el lado positivo, sin embargo, GJ 1002 parece ser lo suficientemente maduro y tranquilo. Incluso es posible que su actividad pasada ayudara a acumular una variedad de moléculas en las superficies de los planetas que podrían ser utilizadas más tarde, durante el período de calma de la estrella, por cualquier forma de vida en desarrollo que pudiera estar presente.

Un equipo internacional dirigido por Alejandro Suárez Mascareño, de la Universidad de La Laguna, descubrió los dos nuevos planetas utilizando medidas de velocidad radial, es decir, detectando los "bamboleos" de la estrella madre causados por los tirones gravitatorios de los planetas en órbita. Cuando los planetas se mueven hacia el lado más alejado de la estrella, la alejan de nosotros, haciendo que la luz de la estrella se desplace hacia el extremo rojo del espectro. Cuando los planetas se mueven hacia el lado cercano de la estrella, tiran de ella en nuestra dirección, desplazando su luz hacia el azul. Los tirones planetarios en GJ 1002 son diminutos, de unos 1,3 metros por segundo, lo que equivale a moverse a unos 4,8 kilómetros por hora. Estos pequeños movimientos son difíciles de detectar.

El método de la velocidad radial, que también revela la masa de los planetas, ha permitido confirmar más de 1.000 detecciones de exoplanetas. Sin embargo, la mayoría de las detecciones se han realizado mediante el método del "tránsito", que consiste en observar una pequeña disminución de la luz estelar cuando un planeta cruza por delante de su estrella, con casi 4.000 detecciones confirmadas.

Para realizar sus mediciones de la velocidad radial, el equipo científico se basó en unos instrumentos llamados espectrógrafos, que miden las variaciones de la luz. Los espectrógrafos utilizados para descubrir GJ 1002 b y c formaban parte de dos programas de observación en colaboración: El Echelle SPectrograph for Rocky Exoplanets and Stable Spectroscopic Observations (ESPRESSO), y la búsqueda de alta resolución en Calar Alto de enanas M con Exotierras con espectrógrafos Échelle ópticos y del infrarrojo cercano (CARMENES).

Los nuevos planetas se unen a otros 10 en una categoría bastante exclusiva: mundos pequeños en la zona habitable "conservadora" que tienen menos de 1,5 veces el tamaño de la Tierra o menos de cinco veces su masa. Si flexibilizamos un poco los criterios de pertenencia -planetas ligeramente más grandes en la zona habitable "optimista"- el grupo se amplía a unos 40 exoplanetas, o planetas más allá de nuestro sistema solar. La zona habitable conservadora es un límite más estricto para la región alrededor de una estrella que podría permitir a los planetas albergar agua; las zonas habitables optimistas amplían un poco ese límite. Cualquier estimación de zona habitable es una aproximación. Por el momento, no se ha analizado la atmósfera de ninguno de estos mundos, y muchos podrían carecer de ella.

Un artículo sobre el descubrimiento ha sido aceptado para su publicación en la revista Astronomy & Astrophysics.

Tags

Lo Último


Te recomendamos