Noticias

'Génova' cree que la captación de indecisos de PSOE y Cs acerca a Feijóo a Moncloa un año después de la salida de Casado

El PP considera que Sánchez necesita mantener sus ocho CCAA "para resistir" mientras que Feijóo si gana Valencia hace "jaque mate"

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El PP que dirige Alberto Núñez Feijóo estima según sus datos demoscópicos que ha arrebatado a Vox el 10% de su electorado y al PSOE el 11%, pero considera que aún tiene margen para crecer por el centro y su objetivo estos meses será atraer a los votantes indecisos que en su día apoyaron al Partido Socialista y a Ciudadanos para enfilar el camino a Moncloa. Fuentes 'populares' creen que esta "remontada" del PP en tiempo récord sepulta la profunda crisis interna que estalló en febrero del año pasado y que acabó con el liderazgo de Pablo Casado.

En 'Génova' destacan que Feijóo llegó el 2 de abril a la Presidencia del PP y en menos de 10 meses ha captado 800.000 votantes socialistas desencantados con Pedro Sánchez. Así se desprende de una encuesta de GAD3 encargada por el PP a finales de diciembre, a la que tuvo acceso Europa Press, que da a los 'populares' el 33,2% de los votos y 143 escaños, casi 40 más que el PSOE, que conseguiría el 26% y 104 diputados. El bloque de centroderecha de PP y Vox lograría 182 escaños, una holgada mayoría absoluta, frente a los 128 que suman PSOE y Podemos.

Un mes y medio después de ese sondeo, en el equipo de Feijóo estiman que ese trasvase de votantes socialista puede ser mayor tras un comienzo de año convulso del Gobierno por "errores garrafales" como la llamada ley del 'solo sí es sí', que ya ha provocado más de medio millar de revisiones de condena a agresores sexuales.

"Hemos logrado estos meses una remontada demoscópica, anímica e ideológica", aseguran en el equipo de Feijóo, donde creen que la foto conjunta en Valencia de los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy simboliza la "reunificación" del PP en torno a Feijóo para poner rumbo a Moncloa. Hace un año, según subrayan las mismas fuentes, el partido estaba "inflamado" y "abierto en canal" con datos que incluso apuntaban un posible 'sorpasso' de Vox.

En el equipo de Feijóo ponen distancia con aquella lucha de poder que enfrentó hace un año a la madrileña Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado y presumen del proceso congresual modélico que han llevado en Madrid y otros territorios, dando "estabilidad al partido de forma ordenada". Después de meses de aplazamiento, el pasado 20 de mayo se celebró el cónclave madrileño, en el que Ayuso fue elegida presidenta del PP madrileño con el apoyo del 99,12% de los votos de los compromisarios.

CAPTAR INDECISOS POR EL CENTRO PARA ARRASTRAR LUEGO VOTANTES DE VOX

Tras ese trasvase del 11% de voto socialista al PP, la cúpula de Feijóo centra su estrategia en captar más votos por el centro y la izquierda y atraer a votantes indecisos que apoyaron en su día a Cs y PSOE en las urnas, con la confianza en que si logran esos electores, el voto "más de derechas" que apoya a Vox vendrá después, según argumentan fuentes 'populares'.

La dirección nacional del PP considera que la clave en este momento pasa por no cometer errores, trabajar con "humildad" y salir a la calle a "convencer" a los ciudadanos, según reconocen a Europa Press fuentes de la formación, que subrayan que Feijóo tiene ahora el viento de cara tras la "sangría" electoral que supone para el Gobierno la ley del 'sí es sí'.

Ahora, el primer reto de Feijóo pasa por ganar las elecciones autonómicas y municipales del 28 de mayo, con un escenario abierto donde el PP puede ganar o perder en todas las CCAA donde no gobierna. En el equipo gallego que rodea al presidente del PP tienen interiorizada una enseñanza de Manuel Fraga: la mejor manera de perder las elecciones es darlas por ganadas o por perdidas.

VALENCIA, LA JOYA DE LA CORONA PARA EL PP Y EL PSOE

En el tablero electoral el PP sitúa el Gobierno de la Comunidad Valenciana como la joya de la corona, consciente de que se trata de la cuarta autonomía más poblada tras Andalucía y Madrid (primera y tercera respectivamente), ambas con Gobiernos 'populares', y sus opciones de crecer en Cataluña (la segunda con más habitantes) son más modestas.

En 'Génova' reconocen que si los socialistas retienen este feudo será un "alivio" para Pedro Sánchez en la carrera de las generales, pero creen que si el PP arrebata el Gobierno de la Comunidad Valenciana a Ximo Puig --gobierna desde 2015-- supondrá un "jaque mate" al PSOE.

En el cuartel general de los 'populares' dan por hecho que Ayuso y Fernando López Miras revalidarán los gobiernos de Madrid y Murcia y ven posibilidades en varias autonomías mediante pactos con Vox. Sin embargo, subrayan que Sánchez "se juega ocho gobiernos" (Extremadura, CLM, Rioja, Baleares, Asturias, C. Valenciana, Canarias y Aragón) y "necesita mantener todos los gobiernos autonómicos para resistir", añaden las fuentes consultadas.

En este momento, en la Comunidad Valenciana el bloque de izquierda y derecha están muy igualados, pero los 'populares' confían en llegar a los 50 escaños de la mayoría absoluta, según algunos de sus sondeos internos. Eso sí, en las filas del PP también advierten de un riesgo: no gobernar esta región puede volverse en contra de Feijóo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos