Noticias

Tiroteos a mansalva en EEUU rara vez cambian a los políticos

Una niña coloca una ofrenda en un monumento improvisado por las víctimas de un tiroteo, a la entrada de la escuela Covenant en Nashville, el martes 28 de marzo de 2023. (AP Foto/John Amis) AP (JOHN AMIS/AP)

Cada vez que se produce un tiroteo a mansalva en Estados Unidos, como el causó seis muertos en una escuela primaria cristiana en Nashville, no se hace esperar la indignación pública. El dolor y la compasión son generalizados, pero lo que hagan las autoridades después dependerá probablemente del partido político que gobierne el estado donde ocurrió la matanza.

PUBLICIDAD

Eso significa que será casi imposible esperar nuevos controles de armas en estados liderados por republicanos, como Tennessee o Texas, pero cuando estas tragedias ocurren en estados liderados por demócratas, es probable que haya más límites al uso de armas, incluso si ya tienen leyes restrictivas.

Los tiroteos a gran escala generalmente no parecen cambiar la composición política básica de un estado.

“Los estados encabezados por demócratas tienden a centrarse más en las restricciones de las armas de fuego, mientras que los estados liderados por republicanos no lo hacen y, a menudo, enfatizan en reducir las regulaciones existentes sobre las armas”, explica Jaclyn Schildkraut, directora ejecutiva del Regional Gun Violence Research Consortium (Consorcio Regional de Investigación de la Violencia Armada) del Rockefeller Institute of Government (Instituto Rockefeller del Gobierno).

El hecho de que las respuestas parezcan predicadas por etiquetas republicanas y demócratas es quizás una indicación de la polarización política de Estados Unidos y de los diferentes puntos de vista que atribuyen el problema principalmente a las personas violentas o su acceso fácil a las armas.

LA RESPUESTA AL TIROTEO EN TENNESSEE

Después del tiroteo del lunes en The Covenant School en Nashville, aumentaron las tensiones entre los legisladores estatales reunidos en el Capitolio estatal. Los demócratas pidieron más acciones para el control de armas, mientras los líderes republicanos les cortaron los micrófonos por criticar el amor de sus colegas republicanos haca la Segunda Enmienda a la Constitución, una enmienda que garantiza el derecho de los estadounidenses a poseer y portar armas, entre ellas las de fuego.

“Las oraciones son buenas, pero la fe sin obras está muerta”, imploró el senador estatal demócrata Raumesh Akbari, empleando una referencia bíblica. “No permitamos que se desarrolle otra tragedia prevenible sin que esta legislatura tome medidas reales”, agregó.

Sin embargo, es más probable que toda acción de los legisladores republicanos se mueva en otra dirección. Los republicanos presentaron este año proyectos de ley que facilitarían el acceso de los maestros a las armas y permitirían a los estudiantes universitarios portar armas en las escuelas.

El mismo día del tiroteo en Nashville, un juez federal aprobó un acuerdo legal que reduce la edad mínima para portar armas sin permiso en Tennessee de 21 a 18 años. Eso se produjo apenas dos años después de que una nueva ley estableciera la edad en 21.

ESTADOS DEMÓCRATAS

La nueva mayoría legislativa demócrata de Michigan dio sus primeros pasos a principios de este mes para aprobar un amplio paquete de control de armas.

El Senado votó siguiendo las líneas partidistas, a favor de una ley de “bandera roja” como se conoce a las normas que permiten a una corte estatal despojar temporalmente de sus armas a una persona con comportamiento potencialmente violento. También aprobó iniciativas que requieren que cualquier persona que compre un rifle o una escopeta se someta a una verificación de antecedentes, que actualmente sólo se requiere para la compra de armas de fuego, y que guarde las armas en un sitio seguro, donde los menores no puedan tener acceso a ellas.

Gran parte del paquete de normas fue elaborado por los demócratas hace casi 15 meses luego de un tiroteo en la escuela secundaria de Oxford, pero los proyectos de ley tuvieron poco movimiento hasta que los demócratas ganaron el control de la Legislatura de los republicanos en las elecciones del otoño pasado. Ganaron impulso después de que un hombre armado mató a tres personas el mes pasado en la Universidad Estatal de Michigan, no lejos del Capitolio estatal.

En Colorado, la Legislatura liderada por los demócratas buscaba varias restricciones nuevas a las armas después de que cinco personas fueran asesinadas en noviembre pasado en un club nocturno LGBTQ en Colorado Springs. Después de que otro atacante hirió a dos administradores de una escuela secundaria de Denver la semana pasada, la mayoría demócrata han estado presionando durante horas frente a las maniobras obstructivas republicanas para enviar varios proyectos de ley de control de armas al gobernador demócrata Jared Polis.

Los proyectos de ley ampliarían quién puede solicitar el retiro temporal de un arma de fuego a alguien que represente un peligro, aumentar la edad mínima para comprar un arma de fuego de 18 a 21 años e instituir un período de espera de tres días al comprar un arma. Aunque el gobernador Polis apoya los tres proyectos de ley, ha rehuido los cuestionamientos en torno a un cuarto proyecto de ley que busca prohibir las armas de fuego semiautomáticas. Esa iniciativa de ley enfrenta una batalla más empinada para convertirse en ley.

ESTADOS REPUBLICANOS

Florida, liderada por los republicanos, respondió a un tiroteo en 2018 que mató a 14 estudiantes y tres empleados en una escuela de Parkland al aprobar leyes que elevaron a 21 años la edad mínima para comprar un arma, impusieron un período de espera de tres días para toda adquisición de armas y autorizaron leyes de “bandera roja” para quitarles temporalmente las armas a ciertas personas. Sin embargo, eso marcó una especie de excepción para los estados republicanos.

En Texas, los minoritarios demócratas han presentado numerosos proyectos de ley de control de armas después de que un exestudiante mató a 19 menores de edad y dos maestras en mayo pasado en la escuela primaria Robb en Uvalde. Los familiares de algunas de las víctimas se unieron a los legisladores demócratas en las manifestaciones frente al Capitolio, exigiendo acciones. Algunas propuestas buscaban aumentar la edad mínima para poseer las llamadas armas de asalto, limitar el intercambio de armas de fuego entre personas y crear requisitos para el almacenamiento seguro de armas de fuego.

Sin embargo, los líderes estatales republicanos han dejado en claro desde el principio que tales proyectos de ley no cuentan con los votos necesarios para su aprobación.

En cambio, las autoridades de Texas respondieron el verano pasado con alrededor de 105 millones de dólares para iniciativas de salud mental y seguridad escolar. El Senado también aprobó una iniciativa de ley a principios de este mes que requeriría reportar las hospitalizaciones por salud mental ordenadas por un tribunal al sistema nacional del FBI para la verificación instantánea de antecedentes penales para personas de un mínimo de 16 años. Ese proyecto de ley está pendiente en la Cámara de Representantes estatal.

En Missouri, varios estudiantes de la escuela secundaria de Artes Visuales y Artes Escénicas en San Luis —donde un hombre armado mató a dos personas e hirió a otras siete el otoño pasado—viajaron al Capitolio estatal para presionar a los legisladores a aprobar más iniciativas para el control de armas. No obstante, los proyectos de ley patrocinados por los demócratas para crear una ley de “bandera roja” que permita la remoción temporal de armas aún no han recibido una audiencia en la Legislatura liderada por los republicanos.

En cambio, la Legislatura aprobó 20 millones de dólares en subvenciones de seguridad para escuelas de todo el estado en respuesta al tiroteo y sopesa destinar más fondos para el programa. Una comisión de la Cámara de Representantes también aprobó recientemente enmiendas presupuestarias que proporcionarían varios cientos de miles de dólares para la atención de salud mental, materiales de arte e instrumentos musicales en la escuela.

___

Lieb reportó desde Jefferson City, Missouri. Los periodistas de The Associated Press Jesse Bedayn en Denver; Joey Cappelletti en Lansing, Míchigan; Acacia Coronado en Austin, Texas; y Kimberlee Kruesi en Nashville contribuyeron para este reportaje.

Bedayn y Cappelletti son integrantes del equipo de The Associated Press/Report for America Statehouse News Initiative. Report for America es un programa de servicio nacional sin ánimo de lucro que coloca periodistas en redacciones de prensa locales para que cubran asuntos poco conocidos.

Tags

Lo Último