Noticias

Ciencia.-Algas del hielo árticas muy contaminadas con microplásticos

El alga Melosira arctica, que crece bajo el hielo marino del Ártico, contiene diez veces más partículas microplásticas que el agua de mar circundante, revela una nueva investigación.

Científicos están investigando cuánto microplástico hay en los agregados del alga helada Melosira arctica y el agua de mar directamente junto a los témpanos de hielo. ALFRED-WEGENER-INSTITUT / MARIO HOPPMANN

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

PUBLICIDAD

Esta concentración en la base de la red alimentaria representa una amenaza para las criaturas que se alimentan de las algas en la superficie del mar. Los grupos de algas muertas también transportan el plástico con sus contaminantes particularmente rápido a las profundidades del mar y, por lo tanto, pueden explicar las altas concentraciones de microplásticos en el sedimento allí.

Investigadores dirigidos por el Instituto Alfred Wegener (AWI) presentan estos hallazgos en la revista Environmental Science and Technology.

Es un elevador de alimento para los animales que viven en el fondo del mar: el alga Melosira arctica crece a un ritmo rápido bajo el hielo marino durante los meses de primavera y verano y forma allí cadenas celulares de un metro de largo. Cuando las células mueren y el hielo a cuya parte inferior se adhieren se derrite, se unen para formar grumos que pueden hundirse varios miles de metros hasta el fondo de las profundidades del mar en un solo día. Allí forman una importante fuente de alimento para los animales y las bacterias que habitan en el fondo. Sin embargo, además de los alimentos, estos agregados también transportan una carga dudosa a las profundidades del Ártico: los microplásticos.

"Finalmente hemos encontrado una explicación plausible de por qué siempre medimos la mayor cantidad de microplásticos en el área del borde del hielo, incluso en sedimentos de aguas profundas", informa Melanie Bergmann, bióloga del AWI.

Hasta ahora, los investigadores solo sabían por mediciones anteriores que los microplásticos se concentran en el hielo durante la formación del hielo marino y se liberan en el agua circundante cuando se derrite. "La velocidad a la que desciende el Alga significa que cae casi en línea recta por debajo del borde del hielo. La nieve marina, por otro lado, es más lenta y las corrientes la empujan hacia los lados, por lo que se hunde más lejos. El hecho de que Melosira lleve microplásticos directamente al fondo ayuda a explicar por qué medimos cantidades más altas de microplásticos debajo del borde del hielo", explica.

En una expedición con el buque de investigación Polarstern en el verano de 2021, ella y un equipo de investigación recolectaron muestras de algas Melosira y el agua circundante de los témpanos de hielo. Los socios del Ocean Frontier Institute (OFI), la Universidad de Dalhousie y la Universidad de Canterbury luego analizaron estos en el laboratorio en busca de contenido microplástico.

El resultado sorprendente: los grupos de algas contenían una media de 31.000 +/- 19.000 partículas microplásticas por metro cúbico, unas diez veces la concentración del agua circundante. "Las algas filamentosas tienen una textura viscosa y pegajosa, por lo que potencialmente recolectan microplásticos de la deposición atmosférica en el mar, el agua de mar misma, el hielo circundante y cualquier otra fuente por la que pasa. Una vez atrapadas en el limo de algas, viajan como en un ascensor hasta el fondo del mar, o son devoradas por animales marinos", explica Deonie Allen, de la Universidad de Canterbury y la Universidad de Birmingham, quien forma parte del equipo de investigación.

Dado que las algas de hielo son una importante fuente de alimento para muchos habitantes de las profundidades marinas, el microplástico podría ingresar allí a la red alimentaria. Pero también es una importante fuente de alimento en la superficie del mar y podría explicar por qué los microplásticos estaban particularmente extendidos entre los organismos de zooplancton asociados con el hielo, como muestra un estudio anterior con la participación de AWI. De esta manera, también puede entrar aquí en la cadena alimentaria cuando el zooplancton es comido por peces como el bacalao polar y estos son comidos por aves marinas y focas y estas a su vez por osos polares.

El análisis detallado de la composición plástica mostró que en el Ártico se encuentran una variedad de plásticos diferentes, incluidos polietileno, poliéster, polipropileno, nailon, acrílico y muchos más. Además de varios productos químicos y tintes, esto crea una mezcla de sustancias cuyo impacto en el medio ambiente y los seres vivos es difícil de evaluar.

"La gente en el Ártico depende particularmente de la red alimentaria marina para su suministro de proteínas, por ejemplo, a través de la caza o la pesca. Esto significa que también están expuestos a los microplásticos y productos químicos que contiene. Ya se han detectado microplásticos en intestinos humanos, sangre, venas, pulmones, placenta y leche materna y pueden causar reacciones inflamatorias, pero hasta ahora apenas se han investigado las consecuencias generales", informa Melanie Bergmann.

"Básicamente, se han detectado micro y nanoplásticos en todos los lugares que los científicos han buscado en el cuerpo humano y dentro de una plétora de otras especies. Se sabe que cambia los comportamientos, el crecimiento, la fecundidad y las tasas de mortalidad en los organismos y muchos productos químicos plásticos son toxinas conocidas para los humanos", dice Steve Allen, miembro del equipo de investigación de la Universidad OFI Dalhousie.

Tags

Lo Último