Noticias

Kevin Spacey lucha por contener las lágrimas al testificar por acusaciones de abuso sexual

LONDRES (AP) — Kevin Spacey luchó por contener las lágrimas y se secó los ojos con un pañuelo el jueves cuando le dijo al jurado en un tribunal de Londres cómo las acusaciones de una conducta sexual inapropiada habían destruido su carrera hace seis años.

“Mi mundo explotó”, dijo Spacey en su juicio por agresión sexual. “Hubo prisa por juzgar y antes de que se hiciera o respondiera la primera pregunta, perdí mi trabajo, perdí mi reputación, perdí todo en cuestión de días”.

El emotivo testimonio se produjo hacia el final de sus casi tres horas en el banquillo de los testigos, en lo que podría ser la declaración más importante de su vida. Negó haber agredido sexualmente a tres hombres y calificó las acusaciones de un cuarto hombre sobre tomarlo de la entrepierna como un “tropezón".

Recomendados

Las acusaciones que hicieron que la carrera cinematográfica y teatral estelar de Spacey descendiera en espiral se produjeron en 2017 cuando el movimiento #metoo ganó impulso en Estados Unidos y un colega actor lo acusó de un comportamiento sexualmente inapropiado en un supuesto incidente ocurrido tres décadas antes.

La noticia de esas acusaciones hizo que otros denunciaran, incluidos cuatro hombres en Inglaterra que dijeron que el galardonado con dos Oscar los agredió sexualmente entre 2001 y 2013.

La fiscal Christine Agnew calificó a Spacey como un “hostigador sexual” que “se deleita en hacer que los demás se sientan impotentes e incómodos”.

Las cuatro presuntas víctimas, que no se conocían entre sí, describieron de forma independiente encuentros inquietantes que pasaron de un contacto no deseado a caricias agresivas. Un hombre que llamó a Spacey un “depredador sexual vil” dijo que se desmayó o se quedó dormido en el sofá del actor en Londres y se despertó cuando le estaba practicando sexo oral.

Spacey habló en un tono tranquilo y una actitud seria, levantando la voz con desprecio sólo brevemente para abordar algunas de las acusaciones.

A veces sonaba gracioso, humilde y autocrítico al resumir su carrera en la actuación que comenzó, bromeó, cuando salió del vientre de su madre. En repetidas ocasiones dejó caer los nombres de algunas de las estrellas de su universo, incluidos su compañero de clase de la escuela secundaria Val Kilmer y Judi Dench, a quien dijo que le enseñó a jugar ping-pong.

Spacey parecía más que satisfecho al reflexionar sobre los momentos más felices de su carrera, pero no dejó de recordar la razón por la que se dirigía a un jurado de nueve hombres y tres mujeres en el Tribunal de la Corona en Southwark.

Podría enfrentar una pena de prisión si es declarado culpable de cargos que incluyen agresión sexual e indecente y un cargo por hacer que una persona participe en una actividad sexual con penetración sin consentimiento. Spacey, de 63 años, se declaró inocente de todas las imputaciones.

El abogado defensor Patrick Gibbs analizó las acusaciones cronológicamente con Spacey, desde principios de la década del 2000, cuando comenzó a trabajar en el Teatro Old Vic de Londres y luego se convirtió en su director artístico.

Spacey hizo una pausa dramática en su testimonio al recordar la amistad “íntima” y “algo sexual” que compartió con un hombre que ahora acusa al actor de manosearlo violentamente. Dijo que se sintió “aplastado” cuando lo acusó de agresión sexual.

“Nunca pensé que (el hombre) que conocí me apuñalaría por la espalda ... 20 años después”, dijo Spacey.

El acusador había testificado que las caricias de Spacey llevaron a un momento en el que el hombre conducía y Spacey lo agarró de la entrepierna con tanta violencia que casi se salió de la carretera. Le dijo a la policía que le advirtió a Spacey que nunca lo volviera a hacer y amenazó con noquearlo.

“Eso nunca sucedió”, testificó Spacey. “No estuve en una misión suicida en ninguno de esos años”.

Spacey dijo que el hombre era divertido y encantador. El actor parecía melancólico mientras miraba una foto que el hombre le envió de una caminata montañosa que realizó para recaudar dinero para obras de caridad.

“Soy un gran coqueto”, dijo Spacey, reconociendo que probablemente fue el primero en revelar su interés por el hombre. Dijo que lo tocó, pero no de una “manera violenta, agresiva o dolorosa”.

La descripción de Spacey de caricias suaves contradecía el testimonio de las presuntas víctimas. Los acusadores dijeron que los tomó por sorpresa cuando los manoseó agresivamente en las partes íntimas cuando tenían ropa puesta.

“No fue como una caricia”, testificó un hombre. “Fue como una cobra saliendo y aferrándose”.

Spacey calificó la versión de ese hombre como una “locura” y dijo que nunca sucedió. También negó haber hecho comentarios racialmente ofensivos al hombre durante un ensayo para un evento benéfico de teatro.

Al abordar el cargo más grave del caso, Spacey levantó la voz y negó la sugerencia de que drogó a un hombre antes de agredirlo.

“Sé cómo soy con alguien y nunca me comportaría de la manera que él dijo, no tiene sentido lógico”, dijo.

Spacey dijo que no podía recordar al hombre cuando la policía lo confrontó. Después de ver repetidamente el video de la entrevista del hombre con un detective, dijo que reconstruyó que tuvieron un breve encuentro sexual consensuado en su apartamento que terminó cuando el hombre se fue a toda prisa.

“La persona con la que tuve este momento íntimo de repente se sintió rara y torpe”, dijo. “Si se arrepintió de inmediato, no lo sé. No puedo hablar por él, pero algo fue extraño”.

Dijo que sus registros telefónicos indicaban que continuaron enviándose mensajes de texto durante varios meses.

Spacey señaló que aceptó principalmente el relato de un cuarto hombre que acusó al actor de besarle el cuello dos veces y agarrarle la entrepierna durante una noche de mucho consumo de alcohol.

El hombre testificó que Spacey parecía asustado cuando lo empujó y dijo: “No bateo para ese equipo”.

Spacey dijo que no recordaba haber tenido ese “tropiezo”, pero se alegró de que el hombre dijera que cesó cuando el hombre dijo que no estaba interesado.

Al menos dos de los hombres también presentaron una demanda contra Spacey.

Spacey dijo que luchó con éxito contra sus acusadores en los tribunales estadounidenses, pero que está endeudado con facturas legales.

En Massachusetts, la fiscalía retiró los cargos en su contra cuando una presunta víctima se negó a testificar. En Nueva York a finales del año pasado, un jurado absolvió a Spacey en una demanda de 40 millones de dólares presentada por el actor de “Star Trek: Discovery”, Anthony Rapp, por acusaciones que datan de 1986.

Spacey dijo que peleó ese caso de la misma manera que lo ha hecho en Londres, además de indagando obstinadamente entre registros antiguos, cajas de fotos y cualquier evidencia que pudiera refutar las afirmaciones.

Mirando a través de la sala del tribunal a su audiencia de 12 personas, Spacey notó que había sido absuelto rápidamente en el caso de Nueva York por un “jurado de mis pares” unánime.

Spacey enfrenta horas de contrainterrogatorio el viernes y su abogado luego presentará varios testigos en su favor.

Tags

Lo Último


Te recomendamos