Noticias

La aplanadora de Alcaraz, el adiós de Isner y un Wawrinka de hierro animan el US Open

NUEVA YORK (AP) — A Carlos Alcaraz no le tiembla el pulso por jugar como el campeón defensor.

El español de 20 años empezó a carburar en serio en este Abierto de Estados Unidos al superar el jueves 6-3, 6-1, 7-6 (4) al sudafricano Lloyd Harris para avanzar a la segunda ronda.

“Jugué un partido completo desde la primera hasta la última pelota", dijo Alcaraz tras un solvente trámite de 2 horas y 27 minutos.

Rebosante en confianza, desplazándose como gacela a la red y confiado en el martilleo de su saque, Alcaraz se anotó su 55ta victoria del año, la mayor cantidad en la ATP, dos más que Daniil Medvedev.

Lo importante de su segunda asignatura en Flushing Meadows era carburar para los retos de los próximos días.

Apenas pudo soltarse en la primera ronda frente a Dominik Koepfer, quien abandonó con el marcador en contra 6-2, 3-2 tras doblarse el tobillo.

Alcaraz respondió con serenidad en el tercer set, cuando se encontró abajo 2-4. Puso correctivo de inmediato cuando sufrió su único quiebre de servicio. Le impidió a Harris confirmarlo y llevó el duelo a un desempate que dominó con comodidad.

“Siempre se puede mejorar. Considero que hoy hecho un muy buen partido, pero en la siguiente ronda vamos a intentar algo mejor”, señaló Alcaraz, cuyo próximo rival será el británico Dan Evans. “Cada día tengo una oportunidad para crecer. Mi objetivo es intentar seguir afinando mi estilo y mi físico para todo lo que viene”.

EL FINAL DE ISNER

En su último día como tenista profesional, las lágrimas brotaron de los ojos de John Isner.

“El tenis ha sido una parte inmensa en mi vida. Es duro decir adiós. No es fácil”, dijo el estadounidense 38 años que a lo largo de su carrera intimidó con el cañón de su saque. “Pero era un día que iba a llegar. Cuesta prepararse para las emociones”.

Como no podía ser de otra manera, los últimos sets de la carrera de Isner se definieron mediante desempates, uno en sencillos y otro en dobles. Obviamente hubiera preferido un triunfo, pero se llevó todo el aliento y ovaciones de pie tras cada derrota.

El gigante de 2,08 metros (6 pies 10 pulgadas) anunció en la antesala del torneo que la cita en Flushing Meadows sería la última de su carrera. Se despidió en la segunda ronda del cuadro de sencillos al perder ante su compatriota Michael Mmoh, quien como él recibió una invitación.

Unas horas después, Isner terminó de retirarse al caer en un partido de dobles junto a Jack Sock, otro estadounidense que indicó que el US Open sería su último torneo. Sucumbieron 6-2, 3-6, 7-6 (10-3) ante Robert Galloway y Albano Olivetti.

Isner llegó a ser el número ocho del mundo en 2018, poco después de alcanzar las semifinales en Wimbledon. Acumuló 16 títulos de individuales y registró más de 14.000 aces, un récord en la gira de la ATP. Metió 113 aces en la final más larga en la historia de Wimbledon, el duelo de primera ronda contra Nicolas Mahut en 2010 que duró 11 horas y 5 minutos, saldándose con un marcador 70-68 en el quinto set.

WAWRINKA, VITAL A LOS 38

Como Isner, Stan Wawrinka tiene 38 años y el suizo sigue dando batalla tras recuperarse de varias operaciones en el pie.

El dueño de tres títulos de Grand Slam, incluyendo el US Open de 2016, salió victorioso de una refriega desde la línea de fondo frente Tomás Martín Etcheverry, un argentino de 24 años y 30mo cabeza de serie. Cantó victoria por 7-6 (6), 6-7 (7), 6-3, 6-2.

El partido incluyó un rally de 35 golpes — el más largo en lo que va de torneo — que Wawrinka ganó con una derecha cruzada.

“No ha dejado de ser un jugador peligroso, pese a las lesiones. Tiene toda esa experiencia y ese revés tan bueno”, dijo Etcheverry, quien también perdió ante Wawrinka en la segunda ronda del último Wimbledon.

El rival de turno de Wawrinka será el italiano Jannik Sinner. El sexto preclasificado despachó 6-4, 6-2, 6-4 a su compatriota Lorenzo Sonego.

Sinner aspira a llegar más lejos en el US Open tras haber alcanzado las semifinales en Wimbledon. Hace un año, sucumbió en los cuartos de final en Flushing Meadows contra el eventual campeón Alcaraz, luego de una batalla de cinco sets en la que dispuso de una bola de partido. Sinner y Alcaraz podrían cruzarse otra vez en cuartos aquí.

LOS ÚLTIMOS LATINOAMERICANOS

Apenas quedan dos latinoamericanos y ambos estarán en la tercera ronda del US Open por primera vez.

El chileno Nicolás Jarry, quien está tocando las puertas del Top 20 del ranking, remontó para doblegar 4-6, 6-3, 6-3, 6-3 a la promesa estadounidense Alex Michelsen.

“Cada vez voy subiendo, logrando superar diferentes dificultades”, dijo Jarry, el 23er preclasificado que se blindó con su potente saque para salvar seis de las nueve situaciones de quiebre que afrontó. “Hay que buscar la forma de ganar los partidos como sea”.

El argentino Sebastián Báez tenía una ventaja 6-7 (7), 6-4, 6-4 cuando el brasileño Felipe Meligeni Alves abandonó por problemas físicos. Se medirá el sábado en la fase siguiente con el ruso Medvedev, quien doblegó 6-2, 6-2, 6-7 (6), 6-2 al australiano Christopher O’Connell.

“Es un Grand Slam, son cinco sets y ganar el primero no te garantiza nada", dijo Báez, quien en los tres grandes previos del año se despidió a las primeras de cambio. "Jugar bien y jugar mal, el que se va a dormir sabiendo si dio todo o no, soy yo y eso es lo lindo”.

Entre las mujeres que avanzaron sobresalieron Marketa Vondrousova, la última campeona de Wimbledon; y Aryna Sabalenka, la monarca del Abierto de Australia; y Ons Jabeur, finalista de Wimbledon. También lo hizo la ucraniana Elina Svitolina, semifinalista de tres grandes.

También avanzó el alemán Alexander Zverev (12do cabeza de serie), finalista del US Open en 2020, tras derrotar 7-6 (1), 3-6, 6-4, 6-3 a su compatriota alemán Daniel Altmaier. Se las verá contra el búlgaro Grigor Dimitrov (19no preclasificado), quien dio cuenta 6-3, 6-4, 6-1 del británico Andy Murray, dueño de tres coronas de Grand Slam.

Tags

Lo Último


Te recomendamos