Noticias

Bomberos enfrentan condiciones climáticas adversas ante el mayor incendio en la historia de Texas

STINNETT, Texas, EE.UU. (AP) — Bomberos de Texas enfrentaron altas temperaturas, fuertes vientos y aire seco el sábado en su batalla para evitar que el más grande incendio en la historia del estado convirtiera una mayor porción de la zona conocida como Panhandle en un páramo carbonizado.

Los bomberos se centraron en contener el fuego a lo largo de su perímetro norte y este, donde agresivas ráfagas de viento del suroeste amenazaban con propagar las llamas y consumir más terreno, según Jason Nedlo, vocero del equipo de bomberos que combaten el incendio de Smokehouse Creek, que inició el lunes y ha provocado al menos dos muertes.

“El objetivo principal es seguir usando excavadoras y camiones de bomberos para contener y vigilar el fuego”, dijo Nedlo. “También nos centramos en no perder más estructuras ni tener más pérdidas de vidas”.

Recomendados

El enorme incendio ha dejado un paisaje calcinado de praderas quemadas, ganado muerto y ha destruido hasta 500 estructuras, incluidas viviendas, en la región de Panhadle, Texas. Se ha fusionado con otro incendio y cruzó los límites del estado en el oeste de Oklahoma; ha quemado más de 4.400 kilómetros cuadrados (1.700 millas cuadradas) y estaba contenido en un 15%, informó el sábado el Servicio Forestal de Texas A&M.

El Servicio Meteorológico Nacional en Amarillo emitió una alerta roja para toda la zona de Panhandle hasta la medianoche del domingo, después que la lluvia y la nieve del jueves permitieran a los bomberos contener una parte del incendio.

“Una combinación de fuertes vientos, baja humedad relativa y temperaturas cálidas creará un clima favorable para el rápido crecimiento y propagación del fuego”, según el pronóstico del servicio meteorológico.

Se han colocado señales que advierten a los viajeros del riesgo crítico de incendio en toda la carretera interestatal 40 que conduce a Amarillo.

El sábado, se esperan ráfagas de hasta 72 kilómetros por hora (45 millas por hora) con una humedad de menos de 10% y altas temperaturas de 24 grados Celsius (75 grados Fahrenheit).

“Es posible que se produzcan nuevos incendios… la humedad relativa es muy baja, las rachas de viento son altas por lo que no se necesita mucho; todo lo que se requiere es una chispa” para iniciar otro incendio, dijo el meteorólogo William Churchill del Centro nacional de Pronósticos Meteorológicos.

Nedlo dijo que, debido a las condiciones meteorológicas en curso, aún no es posible pronosticar cuándo los incendios se contendrán totalmente y quedarán bajo control.

“Sabremos más después del fin de semana… simplemente no queremos especular”, señaló Nedlo.

La causa del incendio sigue bajo investigación, aunque los fuertes vientos, la hierba seca y el tiempo inusualmente cálido alimentaron las llamas.

“Todo el mundo tiene que entender que nos enfrentamos a enormes peligros potenciales de incendio a medida que nos acercamos a este fin de semana”, dijo el viernes el gobernador Greg Abbott tras recorrer la zona. “Nadie puede bajar la guardia. Todo el mundo debe permanecer muy alerta”.

Esta semana se confirmó la muerte de dos mujeres a causa de los incendios. Pero con las llamas todavía amenazando una amplia zona, las autoridades aún no han hecho una búsqueda a fondo de las víctimas o el recuento de viviendas y otras estructuras dañadas o destruidas.

Dos bomberos resultaron heridos en la lucha contra las llamas en Oklahoma. Uno de ellos sufrió una lesión relacionada con el calor y el otro resultó herido cuando la bomba que manejaba chocó con un camión cisterna cuando ambos vehículos se dirigían a combatir el incendio cerca de Gage. Se espera que los dos bomberos se recuperen.

El comisionado de Agricultura de Texas Sid Miller dijo que los ganaderos podrían sufrir pérdidas devastadoras debido a los incendios, pero pronosticó que el impacto general en la industria ganadera de Texas y en los precios al consumidor de la carne será mínimo.

Se desconoce el número de cabezas de ganado muertas, pero Miller y ganaderos locales calculan que el total será de varios miles.

___

Vertuno reportó desde Austin, Texas, y Miller desde Oklahoma City. Los periodistas de The Associated Press Ty O’Neil en Stinnett, Texas, y Jamie Stengle en Dallas contribuyeron a este despacho.

Tags

Lo Último


Te recomendamos